viernes, 19 de abril de 2013

¿Para cuándo la receta electrónica en Madrid?







Rafael Cubí comparte con nosotros sus resultados tras varios años de implementación de la receta electrónica catalana en primaria y hospitales. La arquitectura se basa en un modelo colaborativo abierto para todo el sistema sanitario, en el que gana el paciente, los profesionales y el sistema. Gana el paciente en seguridad, comodidad, gestiones más sencillas, menos visitas al sistema sanitario... ganamos todos por menos gasto.

Además de haber conseguido una penetrancia del 93% de la atención primaria, tienen ya conectados más de 30 hospitales con más de 5000 médicos de dicho ámbito colaborando.

Si ven el gráfico comprobarán que Cataluña está haciendo bien las cosas a la hora de ahorrar en gasto farmacéutico. Pueden ver la presentación completa aquí.

En Madrid seguimos en fase piloto cuando el modelo debería llevar años en funcionamiento. ¿Por qué tanto retraso? pregunten a la Consejería de Sanidad.

3 comentarios:

Juan F. Jimenez dijo...

A algunos centros ya nos ha llegado y ha comenzado a funcionar, por cierto con gran exito de público.
¿Porque no antes y a todos los demas centros? :
http://humanismomedico.blogspot.com.es/2013/03/la-receta-electronica-por-fin-llega.html

FernandoG dijo...

En efecto. Para cuando la receta electrónica en Madrid. Y en Castilla y León.
Entiendo que es un problema de voluntad, y no de dificultades técnicas.
En muchas comunidades está instaurada. Sería solo preguntar a los otros como lo han resulto.
Ahora bien. Yo entiendo que la e-Receta que nos puede permitir dejar de hacer lo que no habría que hacer. Es decir perder el tiempo nosotros y los pacientes.
Pero al mismo tiempo entiendo que debe ser lo que nos permita hacer lo que tenemos que hacer y ahora no hacemos por falta de tiempo. Porque también creo que a veces ponemos como excusa estos impedimentos de falta de TIC, para no hacer que si debemos hacer, e incluso podemos hacer aún sin receta electrónica.
Me explico. He seguido desde hace tiempo tu información sobre la receta electrónica catalana. He visto videos que lo explican y parece en efecto interesante.
Pero el riesgo que estoy viendo a la e-Receta es que nos permite automatizar cosas, que pasan a estar eternas, en tanto no se cambien.
Pacientes míos polimedicados que han estado temporalmente en Andalucía, donde la e-Receta existe hace mucho tiempo, a su vuelta y revisando su medicación he encontrado cajas de medicamentos, con el mismo principio activo y distintas marcas de EFG, que el paciente desconocía que lo eran y que incluso tomaba doblemente pensando que era distinto.
Las hojas de medicación están creadas para un año, y el paciente las retira, y no va a consulta, y el médico puede desconocer estas circunstancias y al final se produce la confusión e incluso el sobreconsumo.
Porque el problema de la e-Receta, yo que no la tengo todavía, es que programemos una prescripción y no estemos pendientes de que se retiran más o menos de las necesarias. Es decir la receta electrónica tiene que servir para recibir información del cumplimiento y adherencia de los pacientes a los tratamientos.
Y el mayor problema desde mi punto de vista es cuando desde especializada hacen uso de esta e-Receta. Porque lo que se puede ver es que los pacientes tomen medicamentos que ignoremos, a veces incluso por partida doble. Como me ocurrió con una paciente que estuvo tomando durante más de un mes un diurético con el mismo principio activo en forma de dos marcas de EFG.
En mi provincia los especialistas del hospital pueden prescribir, pero solo de forma aguda, por lo que el paciente tiene que pasar obligatoriamente por nuestra consulta para poder continuar el tratamiento. Lo que permite conocer lo que le han dicho, lo que han prescrito y programarlo crónicamente.
En definitiva que me enrollo como las persianas, en este momento, yo que tengo una buena historia clínica electrónica, al menos a mi me lo parece, que me permite programar los medicamentos crónicos, no la hecho tanto en falta. Porque temo que una vez instaurada pueda ser utilizada para descargarnos de trabajo, en el sentido más amplio de la palabra. Incluido el que tenemos que hacer.
Entiendo que un objetivo fundamental de la receta electrónica es ayudar a la desprescripción, a la desmedicalización. Lo que puede precisamente no ocurrir con una receta electrónica que sea usada de forma automática.
Espero haberme explicado.
Un abrazo y gracias por seguir estimulando nuestro espíritu. Al menos al mio.

Salvador Casado dijo...

Gracias por los comentarios.

El proyecto de receta electrónica tendría que estar acabado desde hace años. Efectívamente tiene pegas conceptuales pero favorecer que el médico de familia no tenga que dedicar un 30% de su tiempo a rellenar cupones descuento ha de ser una prioridad.

Me consta que en otras comunidades está funcionando bien. En Cataluña es muy interesante como también los hospitales y enfermería participan en el control de la prescripción. Aumenta la seguridad.