domingo, 7 de abril de 2013

Salir a dar una vuelta

 Uno de los tratamientos médicos más antiguos es salir a dar una vuelta. Obviamente es un recurso al alcance de cualquiera, pero a mí particularmente me gusta recomendarlo. Los que tengan o hayan tenido un perro saben de qué les hablo, salir un ratito a la calle causa bienestar en cuadrúpedos y bípedos desde hace milenios. Lamentáblemente lo hacemos poco. Dar una vuelta a la manzana, por un parque o por el campo, a paso lento, sólo o con compañía, respirando tranquilo... es un pequeño lujo. Y como suele pasar con estos lujos, son los mejores.

Les comparto un vídeo de Matt Harding, que nos da ejemplo con una serie de vueltecitas por diversos rincones del mundo. En su caso además de caminar baila. Seguro que les pica para visitar algún que otro rincón del planeta. ¿Por qué no empiezan esta semana descubriendo algún lugar cercano?







Recomendar salud no tiene que ser aburrido. Caminar por nuestro planeta tampoco.