sábado, 6 de julio de 2013

¿Es posible saber quién es el top ten de la salud 2.0?


 Foto de la presentación del estudio con Joan Carles March, Rosa Pérez y Elena Escala entre otros.


Las redes sociales y el universo que internet supone para todo, y para la salud en particular, es una realidad que se expande de manera constante. Se han hechos intentos de medir y cuantificar pero al ser un sistema complejo, multivariante y en constante movimiento no es sencillo hacerse una idea exacta.
Hace pocos días se ha hecho público el Informe Top ten salud 2.0 2012-1013 que un laboratorio farmacéutico encargó a la agencia de comunicación Planner Media. Dicho estudio trata de hacer una fotografía panorámica que desarrolla en 60 páginas con apoyo de gráficos. En él se formulan las siguientes preguntas : ¿quiénes hablan y con quién? ¿cómo se está interactuando? ¿para quién se habla? ¿de qué? ¿con qué objetivo? 

Los principales hallazgos son:

 
▪Los agentes del sector sanitario hacen un uso dispar de las redes sociales. Los profesionales sanitarios y los periodistas prefieren Twitter, mientras que las asociaciones de pacientes, las instituciones y las sociedades científicas tienen afinidad por Facebook.
 
▪ El nivel de conversación también varía. Las instituciones, la industria farmacéutica y las organizaciones profesionales son muy poco proclives a la interacción. Los más conversadores son los profesionales sanitarios, aunque su diálogo tiende a la endogamia.
 
▪ El contenido de la conversación 2.0 es heterogéneo e informal. Cada uno
habla de lo suyo. Es difícil identificar temáticas comunes porque responden
a intereses de grupo y a la actualidad que marca cada periodo. Sin embargo, hay contenidos recurrentes como los medicamentos, los pacientes y la salud 2.0.
 
▪ Ni se habla para las mismas personas ni se interesa a las mismas personas. Predominan las microaudiencias, un universo segmentado y disperso de seguidores unidos por intereses comunes pero diferenciados. 
 
▪ La comunidad sanitaria 2.0 no se ha constituido como una fuente de
información complementaria a las tradicionales (medios de comunicación y si es de referencia del sector), aunque se observan señales luminosas de cambio.
 
                       ---------------------------            
 
 
En mi opinión este universo es muy heterogéneo, Cada cual crea su red de contactos y habla para una audiencia que en parte es compartida. El medio es muy libre y cada cual lo usa a su manera y según su criterio. Hay que tener en cuenta que la interacción lleva poco tiempo de rodaje. Existen blogs sanitarios desde hace 5-10 años pero su explosión tuvo lugar en los 4 últimos y la interacción en redes sociales apenas lleva 2-3 años de media. Cada vez más profesionales sanitarios van a traspasar la barrera del KOL (líder de  opinión) fuera de los circuitos habituales (medios de comunicación clásicos) y esto tendrá repercusiones dado que permitirá elevar la voz de los que aporten visiones críticas o avanzadas que no suelen recoger dichos medios clásicos. 

No me puedo creer mucho la clasificación final del top ten que el informe aporta, pese a que el informe me incluye y me posiciona favoráblemente. Hecho en falta a profesionales y medios de calidad en los gráficos y la sistematización usada sigo considerándola subjetiva, pese al gran esfuerzo que sin duda habrán hecho los autores al manejar una ingente cantidad de información. 

Es un paso adelante el poder estudiar y observar cómo evoluciona o se mueve la llamada salud 2.0 pero habrá que esperar a estudios que empleen artillería de investigación más potente. 


1 comentario:

Xose Manuel Meijome dijo...

Hola Salva, gracias por este resumen y sobre todo por tu opinión... En el curso sobre Análisis de redes sociales que @uned y @unileon impartieron en Ponferrada se vió parte de esa "artillería" que reclamas aunque, por desgracia, lo sustancial de todo esto (las conversaciones) están lejos de poder ser estudiadas por ahora.

Yo diferí en su momento de la metodología del estudio en lo que a muestra y relevancia respecta... ya no te digo nada de la creación de rankings...

Se trata de aplicar a estos nuevos medios esquemas de análisis y simplificación propios de otros contextos... con los cambios que aquí hay se puede afirmar que hoy ya ese informe estaría desfasado aunque se hiciera bien.