martes, 9 de julio de 2013

Poesía sanadora

Cae y cae el rocío
¿qué tal si yo lo usara
Para limpiar el mundo?

Matsuo Bashō

No hace falta ser Bashō para escribir un haiku. Estos sencillos poemas de tres versos de 5, 7 y 5 sílabas son capaces de transmitir muchísimo usando muy poco. En el mundo de la sanación solemos recurrir muy poco a la poesía, en un claro error consecuencia de nuestra soberbia. Nos manejamos mejor con la tecnología, en la distancia, entre paredes de conocimiento. Para escribir poesía hay que quitarse los zapatos, sentir la tierra. Algo me dice que es un elemento terapéutico de primer orden aunque no haya ensayos clínicos que lo defiendan.

Seguiremos lanzando pequeñas propuestas poéticas y dañadoras desde estas páginas.

Tal vez lleguen a alguien que lo precise.



La brisa fresca
de un sonoro portazo
Cierra la puerta.



Son tus heridas
Misterioso camino
Hacia ti misma.




Sabe el poeta
Que sus sencillos versos
Mueven el mundo