jueves, 29 de agosto de 2013

¿Quién gana desfuncionarizando a los médicos públicos?

¿Tendremos que llamar al equipo A para arreglar la sanidad madrileña?


El consejero de sanidad de Madrid ha hecho unas declaraciones en las que pone en tela de juicio la idoneidad del sistema de funcionariado de los médicos públicos aduciendo que no les incentiva. La alternativa propuesta es el libre mercado, que sean las empresas privadas que van a empezar a gestionar hospitales madrileños las que se encarguen de mejorar la eficiencia de los médicos.



Nos olvidamos de que ser funcionario público es un camino de gran sacrificio que exige probar la capacidad con duras oposiciones. Es un sistema mejorable, en eso estamos de acuerdo, sobre todo a la hora de incentivar. Pero eso no implica la destrucción del mismo, tan solo la mejora del complemento de incentivación a los que mejor lo hagan. La precarización laboral que es la alternativa que sufren muchos médicos jóvenes en este país no favorece a nadie, ni a los propios médicos que en muchos casos tienen que dedicarse a otras cosas o emigrar, ni a la sociedad que se queda sin médicos excelentes. Si bajamos el nivel de la profesión, los buenos se irán y se contratará a los que vengan, muchas veces de otros sistemas formativos menos cualificados o del nuestro con peores calificaciones.

Entiendo que al señor consejero le interese incentivar a los médicos, lamentáblemente las directrices de los últimos meses de la consejería que dirige han sido una bomba desincentivadora como nunca se ha visto en décadas. Los médicos hemos salido a la calle, dormido en el suelo de centros de salud  y hospitales, argumentado nuestra postura sin ser oídos ni tenidos en cuenta... Eso no había pasado nunca. Me atrevo avanzar que el primer requisito para incentivar a alguien es tenerle en cuenta, escucharle y tomarle en serio. Proponer cambiar el sistema con ideas como desfuncionarizar tampoco es que ayude mucho. ¿Hay alguien asesorando a la consejería de sanidad o estas propuestas son ideas del dia?


4 comentarios:

rafabravo dijo...

podríamos darle la vuelta a la pregunta ¿Quién gana funcionarizando a los médicos?
porque aparte de empleado y/o funcionario hay muchas mas opciones como era tradicional (profesion liberal) y como pasa en la mayoría de los países, incluso con servicio nacional de salud

Salvador Casado dijo...

en buena lógica algo deberíamos poder decir en este asunto pero parece que no queda mucha, la debieron recortar.

Iñigo Noriega dijo...

Todo tiene su pro y su contra...el problema del sistema actual (desde mi inexperencia) es la inflexibilidad: no puede ser que no haya manera de echar a médicos que no se merecerían ocupar una plaza en el sistema público.

Ejemplo de mi hospital. Dos cirujanos generales, los dos profersores titulares de la universidad. Uno de ellos se encarga de toda la docencia de pre y posgrado, tiene quirófano prácticamente todos los días y además hace muchas veces de mediador en conflictos en el servicio. Su trato es excelente con los pacientes (que le adoran) técnica y humanamente. Se dedica a estudiar todos los días para mantenerse al día.

La otra cirujana apenas pisa el quirófano una vez al mes. Entra todos los días a las 10:00 y sale entre las 12:00-13:00. Suelta barbaridades a sus pacientes (incluyendo comentarios sexistas, xenofóbos u homófobos).

Los dos reciben del SERMAS y de la UAM el mismo reconocimiento profesional y académico.

Probablemente, la respuesta no esté en el blanco o en el negro, sino en los grises.

Un abrazo!

Anónimo dijo...

En respuesta a Iñigo Noriega. Los facultativos que no rinden en su puesto de trabajo, es porque el jefe del servicio no asume sus competencias. Ël es el responsable de que todo vaya bien. S2