jueves, 22 de agosto de 2013

Relatos de verano: la enfermera Blanca

Foto: 'Sky symphony'
http://www.flickr.com/photos/12836528@N00/5192063662



Me gusta la nueva enfermera suplente, es joven y tiene buen humor, da gusto charlar con ella. Como me toca limpiar la parte de abajo del centro  me la encuentro a la hora del primer café, siempre contando cosas divertidas. Da gusto, no como las otras enfermeras que son más secas que Matusalén, es verdad que son muy mayores, pero eso no debería ser inconveniente para sonreír más. En la última oposición vinieron unas que para qué, más quemadas del hospital que la oreja de Niki Lauda... en fin. En el café de la merienda también me la suelo encontrar, no me extraña, siempre que me enseña su lista no tiene más de 10 o 20 pacientes, así está ella de tranquila. Pero me parece bien, ya tendrá tiempo de quemarse como esos doctores de la mañana que no paran de atender pacientes, esos no bajan nunca a por café y así les va, siempre tan serios.

Me gusta la enfermera Blanca, ayer trajo un bizcocho que hizo ella y nos pasamos una hora hablando de las fiestas de su pueblo. Como es verano hay que tomarlo con calma.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

.. No mas de 10 o 20 pacientes, ni tampoco a veces mas de 5 pacientes atendidos en toda la jornada laboral, mientras que los médicos no bajan de menos de 40 o 50.
Esa es la realidad de los centros de salud: para unos, centros de esclavitud y para otros, centros de ocio y relax.

Alejandro Valcárcel dijo...

No entiendo que quiere decir usted con esta entrada y el fin de la misma.