domingo, 22 de septiembre de 2013

¿Es posible crear un encuentro científico fuera de los congresos patrocinados?






El sector salud es uno de los mayores negocios que existen. De hecho estamos a punto de explotar la burbuja, una más. Tras décadas de enorme inversión y avances, llevamos mucho tiempo sin que se lancen medicamentos que produzcan un relevante valor añadido y sin ver tecnologías que verdaderamente sean eficientes. Si, es verdad que tenemos cirugía robótica y medicina genómica, pero de momento es carísimo y no hay evidencias de que aporten valor al sistema sanitario ni al ciudadano de a pie.

En cualquier caso es en los hospitales donde se suele centralizar la investigación y la implantación de tecnología. Es en ellos donde se invierte más y se facilita la innovación.

Fuera de los hospitales es más difícil, tanto la investigación como la innovación. El ejemplo de esta semana ha sido la suspensión del evento Pediatic, una jornada que el año pasado congregó a un gran número de interesados en Lleida y fue diseñada y dirigida con exquisita profesionalidad por tres grandes pediatras que buscan la reformulación de los espacios de encuentro sanitarios. Amalia Arce, Ramón Capdevila y Jesús Martínez son bien conocidos en las redes sociales, son profesionales admirados y seguidos por muchos. ¿Qué es lo que ha fallado en esta ocasión? Aventuro tres causas:

1. El riesgo de salirse de los canales habituales, de la financiación 100% de la industria, del congreso al uso.
2. La falta de receptividad de un mensaje innovador en profesionales sanitarios agobiados y sobrecargados que no priorizan novedades al estar ocupados con la supervivencia.
3. La dificultad de cambiar tanto el modo de pensar como la asunción de que la sanidad que tenemos ha llegado a su fin.

A pocas semanas del evento se toma la decisión de anularlo por falta de inscripciones. No habrá sido una decisión sencilla.
En mi experiencia tengo la suerte de haber podido participar en otro evento alternativo Vídeos y Salud, fuera también de los circuitos al uso. Al no tener patrocinio industrial ni comercial es algo muy arriesgado. Nadie se mueve sin padrino en el mundo sanitario. Sin embargo hemos tenido éxito en las tres ediciones realizadas por varios motivos:

1. Pequeña escala. Nos planteamos una audiencia de 75-100 personas.
2. Mínimos gastos.
3. Equipo voluntario altamente cualificado y motivado.
4. Planteamiento teorico-práctico con alta participación y networking.

Habrá que seguir pensando entre todos cómo afrontar la creación de espacios de aprendizaje y encuentro profesional fuera de los circuitos habituales. Dejo aquí mi reconocimiento a Ramón, Amalia y Jesús, admirados colegas a los que tengo la suerte de contar en mi red profesional.