lunes, 16 de septiembre de 2013

Práctica clínica centrada en el paciente


Foto: 'Todo el mundo miente'
http://www.flickr.com/photos/72954768@N00/3255635697



Todos dicen que el centro es el paciente. Todos mienten. Construyen escuelas de pacientes pero a la vez edifican cientos de granjas de pacientes. Convocan congresos para el paciente crónico, jornadas para contar nuevas enfermedades y describir con precisión sus correspondientes tratamientos. Cada paso para delante lleva varios hacía atrás. Los pacientes no acaban empoderados sino emponzoñados, abotargados, manipulados...

Los flamantes hospitales están centrados en la cuenta de resultados: altas rápidas, comidas justas, medicamentos básicos. "El paciente será tratado por el equipo", lo que viene a decir que aquí no responde nadie. Los centros de salud se sobrecargan con grandes colas, con pocos minutos de consulta para cada paciente. Creo que saben de qué hablo.

En todo el sistema sanitario hay muchos profesionales con buena voluntad pero solo existe un perfil con capacidad para desarrollar una práctica clínica centrada en el paciente merced a una base teórica por un lado y una estructura de atención longitudinal por otro: la medicina familiar y comunitaria. Esto no supone superioridad moral sobre el resto, ni mucho menos. Tan solo expone un carácter diferencial, un punto de vista diferente del habitual. Por eso me resulta tan complejo entender un sistema sanitario centrado en múltiples laberintos en lugar de en la persona en tiempo de enfermar. La tecnología de vanguardia, los hiperespecialistas, los expertos de postín me saben a huecos cuando obvian este punto de vista en beneficio de sus trayectorias profesionales o cuentas de resultados.

Por otro lado me causa gran dolor ver que no soy capaz de desarrollar este enfoque cuando el sistema me presenta una lista de más de cincuenta pacientes diarios. En esa circunstancia el paradigma pasa a ser de batalla, de subsistencia, de amarga defensa. El sistema vuelve a centrarse en sí mismo en un bucle que le aleja cada vez más del paciente que espera una respuesta. No parece un buen escenario, no lo es. De nada servirá que tengamos las mejores herramientas de comunicación, la mejor base teórica, si no tenemos la energía, el interés o la capacidad de desatender nuestro beneficio personal para salir a los desiertos donde los pacientes vagan perdidos y abrasados.

3 comentarios:

Felix dijo...

Muy buen post. Es cierto que en muchos casos el paciente se convierte en un número.

Clinica aborto dijo...

Buen análisis. Es normal en el análisis en global que los pacientes sean números. Es en el trato individual donde deben ser tratados como personas.

Jose Vte. dijo...

Hola,
me ha encantado el post porque refleja uno de los problemas fundamentales de la sanidad pública española y que yo he comentado en varias ocasiones y es que el paciente es, como se suele decir, el último mono. Es cierto que lo de " Todos dicen que el centro es el paciente. Todos mienten" y espero que usted no mienta también en lo que dice (#modoironíaOn)
Una de las frases de su post que mejor reflejan la situación es la de "desatender nuestro beneficio personal" y es que habiendo problemas en el sistema sanitario, algunos de los cuales ha mencionado, sigo pensando que el problema fundamental es la actitud de algunos profesionales, evidentemente no se puede generalizar, porque los hay maravillosos, de hecho conozco muchos tanto realmente como virtualmente...
Creo también que no es un tema de especialistas únicamente o de hiperespecialistas como dice usted, es un tema de profesionales comprometidos, porque los hay de un tipo y otro en atención primaria y en especialidades hospitalarias.
Otra escusa que he leído mucho últimamente, usted en el post no lo ha comentado, es que se atiende peor provocado por los recortes. Es cierto que no se debe recortar en sanidad, pero como comenté en un post mío, ¿hace unos años era de color de rosa?. Hablo siempre desde el punto de vista del paciente.
Creo que se debe mejorar el sistema, se deben mejorar los medios, se deben mejorar las estructuras, pero muchos profesionales deberían mejorar su actitud con y para el paciente.
Muchas gracias y perdón por el rollo, me he contenido porque iba a ser incluso más duro ;)