miércoles, 18 de septiembre de 2013

Relatos de verano: Regreso a Itaca

Foto: 'Da Itaca'
http://www.flickr.com/photos/30754096@N07/5197342577



Volvió a pasar. Volvió a llegar al límite. No podía con la hipoteca, no podía con el trabajo, no podía con sus hijos, no podía con su mujer... no podía con él mismo.
El bloqueo era total, no veía salida. Pidió la baja. Su médico de cabecera habló con él como ya hiciera hace un par de años en una situación parecida, ahora era peor, mucho peor.
¿Cómo encontrar sentido en una situación así? ¿cómo hacer pié cuando la ola te revuelca y pierdes la orientación? ¿cómo retomar los mandos de la vida?

El médico ofreció su tiempo, escucha, compresión, empatía. Propuso medicación para el estado de ánimo y psicoterapia que no iba a ser posible por la crisis.  Fueron pasando los meses. Los gritos en casa se sucedían, el dolor de la soledad también, la impotencia, la frustración, la falta de sentido...

Cuando es toda la sociedad la que está enferma no es sencillo procurar equilibrio a quien desafina y este habrá de venir de múltiples fuentes. La consulta puede ayudar pero por si sola no lo conseguirá.

La salud mental es algo frágil. Se precisan buenos anclajes cuando la mar es gruesa. Todos solemos aguantar bien la marejada, pero las galernas son otra cosa. En el viaje de Ulises a su patria el mar no lo puso fácil, como tampoco lo pone en nuestra vida. Los tiempos han cambiado pero las aguas siguen siendo las mismas. El ingenio, la creatividad, el buen ánimo, las ganas de seguir, la confianza  y los valores son imprescindibles ayudas en este viaje. En consulta muchas veces doy ánimos al viajero que llega agotado tras un naufragio. Es verdad que hay peligros, pero también que Ítaca nos espera. A todos.

1 comentario:

Gloria Vargas dijo...

¡Qué malos momentos se están viviendo en este país! Por parte de los sanitarios, sólo nos queda apoyar al paciente que acude en ese estado, y ESCUCHAR. Muchos pacientes lo único que necesitan es que alguien le ESCUCHE.

lasmilventanas.blogspot.com