miércoles, 13 de noviembre de 2013

Tecnología sanitaria



Fernando Casado y don Dionisio, foto de Clara Benedicto.



Esta semana reflexionaba con una clase de cuarto de secundaria sobre la tecnología sanitaria. Inevitablemente hablamos de los avances en técnicas diagnósticas y en tratamientos. Resonancias magnéticas, endoscopias, cirugía laparoscópica, transplantes, prótesis... Sin embargo vimos que los principales verbos que usa la medicina siguen siendo los mismos que en épocas pretéritas: cuidar, aliviar, sanar, acompañar... No se nos puede olvidar que aunque cambiemos los complementos del nombre o los adverbios, los profesionales sanitarios seguimos conjugando verbos, palabras que nos mueven a la acción.

En mi caso como generalista, salir a un colegio es una de mis funciones de medicina comunitaria. Visitar a un anciano en su domicilio también. Integrar un abordaje bio-psico-social en mi consulta es fundamental. Mantener un filtro bioético sigue siendo básico. Mejorar mi comunicación basada en el paciente es imprescindible.

Podría seguir con una larga lista, no en todos los items saco buena puntuación.

Tal vez les parezca naïve pero como médico de familia sigo apostando por las tecnologías de la comunicación. No tendrán el glamour de los robots quirúrgicos ni de la sondas genómicas pero a mi paciente de 85 años le sirven, al adolescente angustiado y a unos padres primerizos también. El contacto directo con un profesional que sepa escuchar y sepa aconsejar, el uso de la palabra para disipar miedos y tratar de buscar la mejor solución a cada problema siguen estando de rabiosa actualidad. No saldremos en la televisión por ello. No es necesario, nos basta con saber que lo que hacemos es lo que debemos hacer.


Esto es lo que les transmití a las niñas y niños de nueve años. Todo el grupo estuvo de acuerdo.









2 comentarios:

medicoypaciente.com dijo...

Me siento totalmente identificada con tu definición de la relación que debe tener un médico con su paciente, aunque usemos las nuevas tecnologías no dejaremos de ser el médico que está al lado de la persona que sufre. Y me alegro de que pudieras transmitirlo a los niños que te escucharon.

Iñaki Larraya dijo...

La tecnología sanitaria engloba todo aquello que sirve para proporcionar una buena atención sanitaria y sin duda que la comunicación es una tecnología muy importante. De hecho, uno de los principales objetivos de la "tecnología glamourosa" debería ser el de liberar al médico de determinadas tareas con el fin de que este pudiera desempeñar un rol más empático con el paciente.