viernes, 28 de marzo de 2014

La estrategia de crónicos de Madrid ¿será suficiente?









Esta semana se ha hecho pública la estrategia de atención a pacientes con enfermedades crónicas de la Comunidad de Madrid. Un documento fruto de miles de horas de trabajo, cientos de reuniones y mucho esfuerzo. Han participado en él decenas de profesionales y trata de establecer las líneas estratégicas ante el cambio social que tendrá lugar en Madrid en los próximos años con un gran envejecimiento de la pirámide poblacional.

Tras leer el documento me quedan claras las siguientes ideas fuerza:


La evidencia científica dice:


  • La gestión de casos mejora el manejo terapéutico, dsiminuye la carga de la persona cuidadora y la frecuentación al centro de salud.
  • Las TICs (Tecnologías de la Información y Comunicación) mejoran mortalidad, visitas a urgencias y hospitalizaciones
  • Las intervenciones más efectivas son: seguimiento telefónico por enfermería, visitas domiciliarias proactivas, soporte para el autocuidado (paciente activo).




¿Qué aportaría Atención Primaria?

Centro de salud como eje de la atención al paciente crónico
Cambio de rol de enfermería: enfermera educadora/entrenadora en autocuidados

Estratificación poblacional
Historia clínica electrónica compartida y accesible
Recursos de apoyo online para pacientes.
Herramientas TICs de apoyo a la prescripción, conciliación y control de interacciones



¿Qué aportaría el hospital?

Enfermeras de enlace
Enfermera gestora de casos
Equipos multidisciplinares
Especialista hospitalario de referencia

Registro de casos sociosanitarios
Telemonitorización domiciliaria


Esto es tan solo un resumen a vuela pluma. Pienso que esta iniciativa se hace eco de otras comunidades autónomas (como el País Vasco, Andalucía y otras) preocupadas por el envejecimiento poblacional y el aumento de gasto sanitario que conlleva. Me parece correcto ayudarse de la TICs pero parece que no será suficiente para aguantar el Tsunami que se avecina si el sistema en su conjunto no cambia y se adapta de otra forma.


Me hago muchas preguntas de las que les comparto las siguientes:

¿Podrán los centros de salud como eje de la estrategia de atención a pacientes con enfermedades crónicas atender cada vez más enfermos complejos con menos personal y menor presupuesto?

Un médico de familia con una presión asistencial de 40-50 pacientes y una agenda de 6 horas de consulta ¿de dónde sacará tiempo para la atención domiciliaria proactiva?

Si resulta casi imposible que el médico hospitalario y el médico de familia se comuniquen ¿cómo conseguiran las enfermeras de enlace y gestoras de casos facilitar la comunicación?


Mis propuestas:

1. Potenciar la comunicación entre niveles. El sistema debe estar hiperconectado para ofrecer respuestas más potentes, personalizadas y eficientes. ¿Cómo hacerlo?
  • Red social interna con dinamizadores
  • Potenciación de acceso telefónico/correo electrónico
  • Protocolización e incetivación de la comunicación interna

2. Potenciar la comunicación entre usuarios y profesionales.
  • Sistema de consulta telefónica
  • Red social externa
  • Transparencia del sistema: ofrecer indicadores objetivos y toda la información posible

3. Adaptación de la cartera de servicios y los motivos de consulta asumibles por el sistema. Educación poblacional sobre lo que puede hacer el sistema por los usuarios y lo que no.

4.  Incentivación en la gestión de casos complejos.

5. Agendas flexibles que potencien la asistencia a domicilio.

6. Financiación adecuada de los procesos de atención a pacientes con enfermedad crónica. Dimensionar correctamente las plantillas de atención primaria, garantizando su financiación y priorizando esta parte del sistema sanitario. A modo de ejemplo: si sigue sin haber presupuesto para suplentes cuando falte un profesional se acabó la estrategia de crónicos.

7. Potenciar la formación de pacientes crónicos y cuidadores. Potenciar que los propios profesionales sanitarios creen contenidos para ellos (folletos, blogs, vídeos...).




Se pueden avanzar más ideas, no pretendo cuadrar el círculo tan solo apuntar algunas propuestas. Imaginen si este proceso se hubiera abierto a toda la organización y a la ciudadanía (seguimos sin invitar a los pacientes a las reuniones de trabajo). Si 50 personas piensan mucho, 50.000 probablemente piensen más.

Espero que se nos ocurran mejores ideas, el reto que afrontamos es mucho mayor de lo que podemos imaginar.




https://saludamas.salud.madrid.org/atencionprimaria/ECCM/Documents/ECCM_Jornada.pdf


3 comentarios:

José Manuel Brea dijo...

>Imaginen si este proceso se hubiera abierto a toda la organización y a la ciudadanía

Si ni siquiera se ha abierto a todos los profesionales de la sanidad...
A la ciudadanía habría que abrir las propuestas en todos los campos sociales: educación, justicia, defensa, comunicaciones, medio ambiente... Tal vez al estilo suizo. Pero aquí parece bastante quimérico.

Salvador Casado dijo...

No espero mucho diálogo de una organización (lease por ejemplo el Servicio Madrileño de Salud pero podemos coger otra) que no es capaz de sentar en la mesa a gestores y profesionales. Pero me parece interesante recordar que los dueños del sistema sanitarios no son los políticos de turno sino la ciudadanía que paga la estructura.

Los gestores no sacan buena nota en sanidad. Si se atrevieran a abrir sus despachos a profesionales sanitarios y ciudadanía tal vez, solo tal vez, veríamos alguna nueva idea.

Guillermo dijo...

Buenas, Salvador. Trabajo a diario con personas con enfermedad crónica grave y tratamos de aplicar en la clínica muchas de las propuestas que planteas(usamos mucho la coordinación telefónica, el mail e incluso el whatsapp, implicamos al paciente en la confección de sus objetivos terapéuticos, dedicamos mucho tiempo al empoderamiento del propio paciente y a potenciar su autocuidado, hacemos apoyo semanal a los familiares cuidadores, designamos a uno de los profesionales como gestor individual del caso, protocolizamos muchos de los procesos comunes, así como las numerosas reuniones de coordinación entre distintos profesionales, utilizamos fármacos de probada eficacia antes que novedades carísimas patrocinadas por la industria, salimos semanalmente a actividades fuera del centro, hacemos educación para la salud, reducimos dosis cuando nos lo pide el paciente, no teniendo personal de seguridad no tenemos agresiones, y un largo etc) con muy buenos resultados hasta ahora. La experiencia de que la ciencia con sentido común y coordinación funciona mejor (y aunque no sea lo primordial, consume menos recursos) que la ortodoxia ya la he visto con mis propios ojos. Creo francamente que planteamientos como los que haces (y comparto) sólo serán implementados cuando se considere el beneficio sanitario social como un todo, y no como ahora, que erróneamente se cree que será la resultante de que un montoncillo de "gerentes" y "directores" puedan presentar balances favorables para ellos solos.