jueves, 27 de marzo de 2014

Portales sanitarios. ¿Puertas abiertas o cerradas?









Todos los Servicios de Salud de las Comunidades Autónomas tienen su propio portal de internet para ciudadanos. En muchos de los que conozco da la impresión de que se han instituido sin tener en cuenta la opinión de ciudadanos ni profesionales sanitarios. Hoy recojo una completa valoración de portal sanitario de Madrid hecha por Sergio Jiménez Meroño.

Sus conclusiones son estas:

  1. Se han volcado contenidos de todo tipo, forma y color en un mismo sitio, sin capacidad de personalización que, a fin de cuentas, no permite encontrar facilmente contenidos. Se ha puesto todo lo posible de la Consejería de Sanidad sin un filtro u orden que hace la navegación impracticable.
  2. Tanto contenido dificulta encontrar y gestionar la información para cada perfil, pero, además, no ha servido para simplificarlo, lo que provoca incomodidad para manejar los perfiles.
  3. En lo que se refiere a los ciudadanos, la web tiene una arquitectura no personalizada con distintos sistemas de identificación y gestión para un mismo sistema. El usuario no tiene su espacio, tiene que crear solo todas las transacciones
  4. El acceso a las transacciones está muy obstaculizado por warnings legales que, a fin de cuentas, asustan más que aclarar.
  5. Los criterios de búsqueda de profesionales parecen más arbitrarios que operativos y, posiblemente, tengan un uso muy desigual.
  6. La transaparencia es casi nula, dado que la información de mercado interno se basa en indicadores subjetivos de percepción y no objetivos del sistema sanitario que, además, no permiten hacer una comparación general. Además, no sabemos el uso real de la información, lo que puede provocar recelos de la utilidad de la política.
  7. Hay bastantes problemas en la realización de transacciones, bien sea de consistencia, bien sea de disponibilidad.



Coincido en su valoración: El portal sanitario es una maraña de información de difícil acceso y pesada navegación con poca transparencia (no hay indicadores objetivos). 

Puedo inferir que esta herramienta habrá costado mucho dinero. Seguramente no haya sido sometida a evaluación continuada dadas las serias cortapisas que se la pueden achacar.

Me parece prioritario que los Servicios de Salud proporcionen a los ciudadanos información de calidad. ¿Cómo pretenden que la libre elección sea real si los ciudadanos no tienen indicadores objetivos para diferenciar servicios o profesionales? Da la sensación de que esa libre elección anunciada tiene poco de elección y mucho menos de libre.

En cuanto al portal para profesionales sanitarios, el envés del anterior, decir que tiene el mismo diseño y las debilidades son las mismas. Es cierto que ofrece herramientas, utilidades de calidad y que se notan las horas de trabajo que hay detrás, pero sigue siendo muy unilateral no permitiendo interacción real, líneas de diálogo ni participación. Lo principal que echo en falta es una herramienta de comunicación intraprofesionales que aporte algo más que el email corporativo. 

Parece sensato animar a los desarrolladores y responsables de estas herramientas para que se atrevan a abrirlas a la inteligencia colectiva de sus respectivos públicos. Todo es mejorable en esta vida,  empezar por la puerta digital de una organización es un curso de acción interesante.



Puedes ver el articulo completo aquí.