domingo, 6 de abril de 2014

Jirones sanitarios


 Puesto de guardia rural en Toledo, hace unos días. 



Los centros de salud rurales de Castilla la Mancha están hechos jirones. La ropa de cama ajada de la imagen es fiel remedo de la situación de recursos humanos: plantillas exíguas y menguantes, suplencias largas (maternidad, enfermedades) que no se cubren, médicos y enfermeras atendiendo cada vez más pueblos...

Dicen que el presupuesto va a seguir disminuyendo en el próximo ejercicio...

La población de muchos pueblos españoles está envejecida. Se quedan los mayores y marchan los jóvenes, esto no es nuevo. La asistencia sanitaria de estas poblaciones rurales es muy compleja por la dispersión geográfica, la media de edad y la consiguiente pluripatología. Es un buen ejemplo de lo que se avecina poblacionalmente a nivel general. Un campo de pruebas excelente para desarrollar estrategias de crónicos ahora que están de moda, pero ya ven lo que hacen: quitar recursos y permitir que el personal de guardia duerma sobre harapos. Ustedes me dirán si estos jirones sanitarios se arreglan con TICs, ordenadores y enfermeras de enlace haciendo llamadas de teléfono...

Creo que nos están tomando el pelo.