viernes, 25 de abril de 2014

Órganos a la carta



 Juan Carlos Ispizúa, crédito de imagen wikipedia





En un futuro no muy lejano será posible encargar un órgano a la carta. El camino pasa por modificar genéticamente cerdos para que fabriquen órganos determinados. ¿Cómo será posible? Se conseguirá usando dos técnicas:

1. Edición genómica. Se edita el genoma del animal y se eliminan los genes responsables de la formación del órgano que nos interese.

2. Complementacón del blastocisto (embrión). Se introducen células modificadas genéticamente con información sobre el órgano que se quiere sustituir (se empezará con células de cerdo, en un futuro humanas) en el embrión.


Las dificultades principales estriban por un lado en identificar todos los genes que se precisan anular, para que no se forme un órgano 90% humano y 10% porcino, por ejemplo. Y por otro en evitar el rechazo.

Hay también un buen montón de inquietantes dudas éticas. ¿Hasta qué punto es correcto manipular genéticamente animales y sacrificarles pese a ser a priori una buena causa? ¿El fin justifica los medios? ¿Se vulneran principios bioéticos con estas técnicas?




 Más información en El mundo.