lunes, 14 de abril de 2014

Salir de la crisis





Cuando en medicina una enfermedad hace crisis no desaparece, tan solo llega a un acmé de intensidad a partir del cual el cuerpo alcanza un nuevo equilibrio. Hace unos días fui testigo de un pequeño cambio. Tuvo lugar en una sala de cine, al terminar el pase tuve la agradable sensación de haber visto una buena película que además era Española. El cine lleno. Me entero por la prensa que está siendo un gran éxito y me vuelvo a alegrar, la última vez que pasó algo así fue con la saga Torrente. Algo ha cambiado. Torrente fue la película del boom inmobiliario, retrataba una sociedad casposa y grasienta, soez y cutre. Parece que las cosas son ahora algo distintas. Salir de la crisis no significa que la situación de decrecimiento desaparezca, no lo hará, sino de que despertemos, que nos demos cuenta. Encontrarnos de nuevo con nuestros valores, con el ingenio atávico que nos ha caracterizado y sazonarlo con humor parece una ruta interesante. Se me ocurren un par de ideas para aplicar al sistema sanitario, tanto a lo que hago en consulta como a la organización en su conjunto. Espero que ustedes también encuentren sus ideas.