lunes, 5 de mayo de 2014

¿Por qué el área única de Atención Primaria en Madrid no ha sido una buena idea?




Las estructuras son las partes que sostienen los sistemas. En el 2010 se modificó la estructura de Atención Primaria en Madrid. De 11 áreas con sus respectivas direcciones pasamos a un área única y un único director gerente, cargo que compatibilizaba con el de director general de atención primaria la misma persona, el doctor Antonio Alemany.

Puedo decir que mi experiencia con el anterior modelo de gestión era mucho mejor que la actual. La dirección estaba físicamente más próxima. Disponíamos de un portal de comunicación que permitía a cualquier profesional sanitario o no del área, hablar con cualquier otro y con la dirección. Los directores y subdirectores de enfermería o medicina respondían en el día o al día siguiente  a cualquier cuestión. El gerente también. Había una dirección real.

¿Qué lleva pasando desde el 2010? pues que no hay percepción de dirección. Las antiguas gerencias de área han quedado descabezadas, ya no podemos acceder a los farmacéuticos ni a otros servicios, tampoco a la dirección ya que solo queda un remanente, "la dirección asistencial", que no tiene a penas potestad. Cualquier problema serio han de trasladarlo a instancias superiores, donde se suelen perder en escalafones y burocracias lejanas. No hay capacidad de respuesta, más allá del consabido "lo estamos estudiando".

La incomunicación entre la dirección de una empresa compleja como la sanitaria y los profesionales condena irremisiblemente al fracaso a toda la organización.

A mi este asunto me costó la dimisión como coordinador de un centro de salud. Como suele pasar somos pocos los que elevamos la voz ante lo que nos parece injusto o incorrecto en el Sistema Sanitario. Casi siempre todo acaba en una charla de café.

El reto de mejorar la autonomía de los centros de salud sigue en el aire, junto con otros muchos: ¿Es posible que un director de centro de salud pueda gestionar los recursos humanos del mismo? ¿Y el presupuesto de suplentes (pero de verdad, no tipo monopoly como ahora)? ¿Es posible que un equipo de atención primaria organice sus agendas y haga mejoras en la cartera de servicios? ¿Hay alternativas a la rigidez del sistema?

Sin embargo cada vez son más las voces que piden una evaluación de este cambio y una reversión del mismo al no haber cumplido objetivos de mejora de la calidad y ahorro. ¿Hay otros cursos de acción? ¿Será posible aplicar inteligencia colectiva a este asunto o seguiremos a la deriva?