domingo, 8 de junio de 2014

Relato: Felipe, Mohamed y Camilo Sexto








Siempre me gustó el número seis por aquello de que todos los números tienen algo de imprescindible. Siendo conceptos tan efímeros sostienen universos. No considero el seis mi favorito, pero es incuestionable que está de moda. Varias monarquías cercanas han apostado por él dado que tiene propiedades simétricas y cabalísticas que parecen otorgar ventura a los que a este guarismo se encomiendan. No tengo formación esotérica por lo que no les podré abundar en estas cuestiones. Lo que sí les revelaré es mi admiración por la canción ligera de Camilo Sexto que, si bien no representa mi género musical preferido,  tiene el honor de habernos regalado alguna de las melodías más pegadizas de las últimas décadas. En estos tiempos de zozobra institucional tal vez nos produzca cierto alivio gritar aquello de "vivir así es morir de amor" para rescatar un poco de lirismo entre tanta miseria humana. Yo he empezado esta mañana en el espejo. La verdad, me vino bien.