miércoles, 23 de julio de 2014

Que no te abduzca Facebook





Llevar una máscara es muy cansino. En el teatro clásico las llevaban, eran las famosas Prosopon, palabra griega de la que se deriva personalidad. Si invertimos mucho esfuerzo en crear una máscara social acabaremos mal. Es bueno de vez en cuando mirarse al espejo, regalarnos un rato de silencio y preguntarnos cómo estamos, qué estamos sintiendo, qué necesitamos.

Alimentan más las miradas, conversaciones y abrazos con la gente que nos rodea que los "me gusta" de facebook. Si notas que dependes de estos no pasa nada, todos necesitamos atención y reconocimiento. Tendrás que valorar si tienes a tu alcance otras formas más inteligentes de conseguirlo.