miércoles, 30 de julio de 2014

Tenemos la información pero no la capacidad de reacción



Foto tomada del blog a country doctor writes



Sabemos que comer en exceso nos sienta mal, pero no por ello comemos menos.

Sabemos que el sedentarismo debilita nuestro cuerpo y nos impide desahogarlo, pero no por ello hacemos más ejercicio.

Sabemos que los hospitales son sitios peligrosos, pero nos parece bien que nos hagan múltiples pruebas y tratamientos.

Sabemos que los medicamentos tienen efectos secundarios, pero somos el segundo país del mundo en su consumo.

Sabemos que el alcohol y las drogas machacan nuestros cuerpos, pero los consumimos con fruición.

Sabemos muchas cosas sobre la salud y la enfermedad, pero no hacemos mucho para cambiar...



Tenemos la información pero no la capacidad de reacción


Y ni los profesionales sanitarios ni los gestores del sistema sanitario parecen que tengan respuesta para esta paradoja.

En su solución se esconde el futuro de la asistencia sanitaria que se nos viene encima.




1 comentario:

Rosa Tomas Almarcha dijo...

me encanta!!!!! nada mas!!!!