viernes, 26 de septiembre de 2014

¿Queremos cambiar?



Lady George Darwin por Cecilia Beaux





- Tras haber consultado su historial médico y haberla escuchado detenidamente creo poder decir que su problema de salud tiene relación con el nivel de tensión y exigencia laboral a la que ha estado sometida en los últimos meses.
- Lo ves hija, ya lo decía yo, necesito urgentemente unas vacaciones.

- Además de la actividad del negocio que dirige, ¿hace usted algún tipo de actividad física o deportiva?
- Huy que va, desde que era niña no hago deporte. De pequeña fui campeona en un montón de cosas pero ahora todo me aburre.
- Mamá podrías usar la bici estática de casa.
- Ni hablar... es un peñazo.

- Veo en su historial que toma tres psicofármacos desde hace años. ¿Se ha planteado alguna otra alternativa para disminuir su estrés?
- Irme de vacaciones, cada vez lo veo más claro. Una semanita y que me lo hagan todo.

- Me parece buena idea, pero tras las vacaciones todo seguirá igual y con seguridad terminará sintiéndose fatal. ¿Habría alguna actividad física que le resulte placentera?
- Que va. Ya le digo que no me gusta hacer nada. Nada de nada. Ni siquiera la piscina. Si yo le contara lo que me pasó... Resulta que de pequeña...

- Si, ya veo. Lo que me gustaría que comprendiera es que si las causas de su malestar siguen presentes algo tendrá que hacer para que no la afecten tanto. No me es posible darla más pastillas. No van a ayudar más de lo poco que lo están haciendo ahora.
- Eso que dice es verdad. Estoy empastillada, ¿a que sí hija? En fin, gracias por escucharme. Trataré de hacerle caso pero me conozco y no voy a hacer nada. ¡Qué cruz la mía! En fin, que tenga usted una buena tarde.
- Y usted también.

2 comentarios:

Francisco Traver dijo...

Uno de los malentendidos que surgen en las relaciones medico-paciente es que los medicos creemos que los pacientes vienen para "curarse" y en realidad vienen para validar su sufrimiento. Tu pacientes ya sabe lo que tiene que hacer para reducir su estrés, pero probablemente algo gana con él, es seguro que su estrés está ahi para tapar algo que no se quiere saber.

Salvador Casado dijo...

Nada suele ser lo que parece en el mundo sanitario. Estoy de acuerdo. Nuestra visión profesional nos focaliza y nos hace perder la necesaria perspectiva para entender, facultad que debería presidir el trabajo de un médico, en pro del actuar.

Actualmente para los pacientes el méjor médico es el que más hace (más pruebas, más tratamientos, más procesos...). Una de las cosas que más nos cuesta a los galenos es no hacer nada (el esperar y ver de los clásicos).

Tiempos complejos llenos de retos. Compartirlos los hace más llevaderos y apasionantes. Gracias Francisco por tu comentario.