jueves, 23 de octubre de 2014

La nueva medicina





La nueva medicina tal vez sea más tecnológica, más compleja, más sofisticada. Lo cierto es que los médicos suelen ser muy conservadores, se relacionan con sus pacientes de la misma manera, siguiendo los mismos protocolos. Al igual que la gente del vídeo que presentamos hoy se relaciona con un invidente que pide limosna, los médicos tratan la enfermedad desde un mismo patrón. De hecho se invierten grandes recursos y esfuerzos en homegenizar las actuaciones médicas, "protocolizar" lo llaman. Pero ¿qué pasaría si los médicos se permitieran abordajes más arriesgados como hace la protagonista del vídeo, interaccionando con la persona ciega de otra forma. ¿Y si se generaran procesos más creativos que consiguieran cambios, donde otros enfoques no los han conseguido?

Este cambio de mente es mucho más avanzado que llevar un ecógrafo en el teléfono móvil o unas gafas de Google en la chaqueta. La verdadera innovación es muy antigua, consiste en permitirse grados de creatividad donde otros se cobijan en las manidas sendas del "siempre se hizo así". No es cuestión de entregarse a homeopatías mentales o a esotéricas pseudociencias; es más sencillo. Basta mejorar la escucha, individualizar la situación de la persona en tiempo de enfermar y aplicar una dosis mayor de creatividad.

Nuestras organizaciones no suelen favorecer la creatividad, más bien la castigan. Pero la sociedad y las personas en tiempo de enfermar necesitan con urgencia profesionales sanitarios creativos que sean capaces de ir más allá de las rigideces que les marcan sus estructuras y protocolos.

El equilibrio no es fácil de encontrar. Tan peligroso es el profesional cuadriculado que no es capaz de arriesgar un ápice que el hiperinnovador acostumbrado a derribar todo tipo de puertas. Estimo que la mejor forma de buscar dicho equilibrio es trabajando con otros, formando grupos presenciales y virtuales donde se puedan realizar proyectos e iniciativas comunes. Se puede navegar de muchas formas, pero para lanzarse mar adentro hacen falta buenas tripulaciones.









Vídeo de @asanleo