jueves, 20 de noviembre de 2014

Aerosolterpia: Uso de nebulizadores para enfermedades respiratorias









-         ¿Qué es la aerosolterapia? La aerosolterapia es el uso de aerosoles para el tratamiento de enfermedades respiratorias. Un aerosol es la transformación de un líquido en una suspensión de pequeñas gotas en el aire. La forma más sencilla de producir aerosoles es por medio de nebulizadores mecánicos o de ulstrasonidos que son aparatos eléctricos de pequeño tamaño.

-         ¿Para qué sirve? Sirve para humedecer las vías respiratorias, aliviarlas y administrar medicamentos.  


-          ¿Cómo funciona? Los aparatos nebulizadores convierten un líquido, habitualmente suero fisiológico con o sin medicamentos, en una suspensión de gotas de muy pequeño tamaño capaces de llegar y depositarse en los alveolos pulmonares, los lugares donde el pulmón intercambia los gases que necesita el cuerpo.

-         ¿Quién la puede suministrar? Los nebulizadores son aparatos de fácil manejo que pueden ser utilizados en casa.  

      ¿Cuándo se utiliza? La aerosolterapia está especialmente indicada en situaciones de debilidad dónde no es posible hacer respiraciones profundas o cuando la coordinación que exigen otros tratamientos inhalados no es posible.




















Ventajas de la aerosolterapia en casa:

- Simplicidad: no necesitamos ir a ningún servicio sanitario.

- Eficacia: ya que el medicamento llega directamente a la zona que hay que
 tratar y es liberado en una elevada concentración donde se necesita

- Tolerabilidad:  al disponer el medicamento directamente sobre el pulmón evitamos los efectos secundarios de otras vías como la digestiva o la inyectada.


Ventajas especificas en la infancia:

- No es necesaria la coordinación respiratoria

- No hace falta realizar inspiraciones profundas.

- Su utilización no es exclusiva con medicamentos, es posible utilizarlo

simplemente con suero fisiológico.

- Es una forma segura de administrar medicación en la infancia.

-          Mejora el  manejo de la patología en casa y evita visitas a los servicios de urgencias.



Normas básicas de seguridad:

-          Revisión de la dosis y pauta correcta. Ha de estar claro y es recomendable tenerlo escrito junto a los medicamentos.
-          Lavado de manos. Siempre antes de cada aplicación.
-          Limpieza del aparato. Tras cada uso, con agua y jabón suave, luego secado al aire.
-          ¿Cuándo consultar con el servicio médico?. En casos de empeoramiento o en las situaciones  que nuestro médico nos haya explicado en la anterior consulta. 











Como usar un nebulizador.



Para saber más sobre las enfermedades respiratorias de los niños:

Catarros

Laringitis

Bronquiolitis

Neumonía

Asma




Bibliografía:

Diario de una mama pediatra. Amalia Arce

El médico de mi hijo. Jesús Martínez