domingo, 21 de diciembre de 2014

La solución: financiar la sanidad con telemaratones











La sanidad española sufre un problema crónico de infrafinanciación. Esto lo llevo oyendo desde que era estudiante de medicina, ha llovido desde entonces. Como bien saben, la política actual se basa en los recortes. Un mal parche para hacer frente a la deuda pública, los recortes son el chocolate del loro. El verdadero turrón está en las grandes bolsas de ineficiencia y corrupción del sistema que los políticos (por ser parte intrínseca del mismo) no están en disposición de arreglar ni cambiar.

Beatriz Satué sugería en su blog hace unos días organizar un telemaratón para reforzar las urgencias invernales. Esa estampa habitual de servicios de urgencia atestados en invierno con ancianos esperando cama que pasan días en un pasillo. Esos centros de salud con colas como en los tiempos del racionamiento... Nadie ha sido capaz jamás de arreglar estos picos de demanda y vamos a peor con plantillas cada vez más exiguas y ahogadas.

La solución: un telemaratón.

Y de paso otro para cubrir los servicios de guardia de las zonas rurales o los consultorios de pueblos pequeños.

Y otro para los excluidos del sistema sanitario.

Y otro para los que esperan más de 3 meses para una cirugía.

Y paro ya. Se me ocurren otros cuantos pero paro ya.




Como ven agotaríamos bien rápido este modelo de financiación por sobreuso. Y no nos hemos metido con la educación, los servicios sociales y la larga lista de problemas que todos conocen.



De esta reflexión extraigo sin embargo una interesante pregunta de la que me guardo la respuesta. Si los políticos no pueden dar solución a esta crisis global por estar dentro del engranaje causal de ineficiencia, ¿quién lo hará?