martes, 10 de febrero de 2015

¿Es posible mejorar la amplitud de miras de los médicos?

Pablo Picasso. Guitarrista



Un grupo de psiquiatras (Amaia Vispe y José Valdecasas) publica un manifiesto que es toda una declaración de intenciones. Extracto las ideas fuerza que comparto como horizonte de mejora.

Sería hermoso conseguir que los profesionales sanitarios aprendieramos a relacionarnos con las personas en tiempo de enfermar que acompañamos con una visión mucho más amplia, menos apegada a nuestros paradigmas, sistemas y creencias.

Más humana y al mismo tiempo más profesional.


 
Cosmovision: nuestra manera de "mirar"

Trabajamos para supervivientes, para veteranos de las intervenciones psiquiátricas/psicológicas. Trabajamos según las teorías de las personas. Vemos al psiquiatrizado como un héroe en el "drama de la terapia" y creemos, que no sólo dispone de todo lo necesario para resolver sus problemas, sino que puede que haya empezado a hacerlo o tenga una buena idea de cómo conseguirlo.

Nos centramos en los recursos y habilidades de las personas, más que en sus limitaciones. Sabemos que dentro de ellos hay una teoría de cambio que espera ser descubierta. Tienen capacidades innatas para crecer, poseen puntos fuertes, habilidades, recursos e ideas.


Los vemos sanos y capaces.

Admitimos que el cambio en la persona es constante y nos comportamos como sí fuera inevitable y contagioso.

Creemos que cada unos de ellos tiene una forma única de cooperar, y que nuestra tarea es identificar y utilizar esa manera de cooperación.
Pensamos que es importante reconocer y validar lo que la persona ha estado pensando y sintiendo.

Aprovechamos los periodos libres de problema porque éstos también existen. 
 
Sabemos que la persona desmotivada no existe. 
 
 
  Cambio: nuestra manera de intervenir
  • No tenemos prisa.
     
    Identificamos a la persona como la parte más importante del proceso de cambio. Destacamos de la persona sus fuerzas y habilidades, por encima de sus déficits y debilidades. 
     
    Exploramos su mundo, descubriendo nuevas posibilidades, haciendo posible lo imposible. Validar hace que lo imposible se convierta en probable.   
    Respondemos con flexibilidad.  
     
    Mantenemos una mente fresca, como de principiante.   
     
    Somos cálidas, mostramos interés, nos implicamos y tenemos actitud de ayuda... pero no somos las POM POM GIRLS.   
     
    No hacemos ningún intento de negar la realidad, la tomamos como auténtica, porque sabemos que no necesitamos ser un policía de la realidad. 
     
    Tomamos con reserva las notas o informes clínicos de otros terapeutas. Sabemos que es mejor acercarse a la persona sin ideas preconcebidas, atentos a nuevas oportunidades.  
     
    Nosotras no entrevistamos, conversamos, porque la conversación predispone al otro para la participación en su proceso.   
     
    Sabemos que somos los que sugerimos y la persona, la que elige. 
   

Texto completo aquí.