jueves, 30 de julio de 2015

Relatos de verano: El fin del mundo

Estaba moralmente cansado. Sobre sus hombros se cernía una sombra y un peso que no podían considerarse de este mundo, del suyo. Estaba perdiendo el sentido de lo que hacía y eso era como caminar sin apoyo bajo los pies. Un esfuerzo vacuo y desagradable. Su inmensa capacidad de reflexión  no le podía ayudar, se enfrentaba a algo nuevo y desbastador, su propia levedad. Sabía que no saldría airoso del combate, eso le subyugaba llenándole de sentimientos ocres y decadentes. Ante su prematuro fin cabían pocas opciones, tras calibrarlas bien eligió la que consideró más acertada. El uno de agosto, aprovechando que la mitad del país estaría de vacaciones, acabaría con su vida pública. Cerraría sus cuentas en redes sociales, sus medios de difusión electrónicos y los programas de comunicación que usaba. Tiraría el móvil a la basura y regalaría el ordenador. Se daría de baja en los grupos, asociaciones y sociedades en los que militaba, cancelando de paso las suscripciones a publicaciones, revistas y servicios que ya no le iban a hacer ninguna falta. Se acordó de Thoreau y por primera vez en mucho tiempo esbozó una leve sonrisa. Cuando se tiene claro que uno está muerto, la vida es mucho más sencilla.