martes, 4 de agosto de 2015

Relato de verano: El enfermero visionario.

Era terriblemente ambicioso aunque jamás lo reconociera en su fuero interno. No se sentía suficientemente valorado en su trabajo. Podía dar muchísimo más de sí pero estaba harto de fatigarse para nada, en su organización se castigaban la innovación y las ideas con penas sumarias. No estaba por la labor. Sin embargo le pesaba en el alma aquella dejadez, aquella impotencia oscura, ese sentir las manos atadas y ver medrar toda clase de mediocres a su alrededor en estructuras oxidadas y carcomidas por la pobredumbre de la corrupción y el  nepostismo. Sabía que si tuviera valor para viajar a otros lugares le sería posible desarrollar los múltiples proyectos que su inventiva trenzaba cada noche, podría brillar con facilidad y labrarse el porvenir que se merecía. Nunca se atrevió a dar el paso, algo íntimo que alguien prendió en las nieblas de su niñez le impedía llevar adelante esta secreta ansia. Había aprendido a aceptar lo inaceptable y a transigir con las derrotas, su estirpe había sobrevivido siglos agachando la cerviz. No sería él el que cambiase las cosas pese a que dejarlas estar quemase tanto. Lo que más le dolía era ser uno más de ese ejercito de infames cuyos armarios están a rebosar de deseos insatisfechos. La amargura de ser capaz de volar como un águila y seguir picando el suelo cual gallina.