jueves, 6 de agosto de 2015

Relatos de verano: el doctor Puyol.

Sabía que era un crack. Todos los meses le llegaba algún reconocimiento público así como inacabables invitaciones a mil congresos y eventos variados. Había conseguido reinventarse a sí mismo disfrutando de un puesto de trabajo que le obligaba a hacer realmente poco dejándole tiempo suficiente para ocuparse de sus variados intereses con los que conseguía alimentar un ego que cada día se hacía más grande. Gustaba de abanderar toda clase de novedades lo que le otorgaba un halo de pionero que le agradaba mucho. Realmente no había aportado nada original ó novedoso a la comunidad científica pero era francamente bueno en hacer parecer que sí lo hacía. Algunos compañeros se fueron dando cuenta y le dieron la espalda. No le importó. Sabía que habría pocos con la capacidad de batirle en su especialidad, había conseguido convertirse en un experto y eso era más que un cargo vitalicio. Pese a que alguna parte de sí mismo recelaba de esta máscara de humo siempre consiguió dormir tranquilo. Se sabía privilegiado y eso no se lo iba a quitar nadie.