martes, 22 de septiembre de 2015

El enorme reto del sobrediagnóstico






Nuestra sociedad abusa de los medicamentos. También lo hace de todo tipo de tratamientos y procedimientos sanitarios, incluidos los métodos y tecnologías diagnosticas. De hecho está íntimamente relacionado, a más pruebas diagnósticas innecesarias, más intervenciones médicas y más tratamientos asociados dañinos.


Recientemente ha tenido lugar un congreso de Sobrediagnóstico en el que pude participar desde twitter y al que han asistido presencialmente varias médicas de familia Iberoamericanas. La doctora Sofía Cuba nos acompaña hoy en este blog con su completa crónica del evento. Me parecen mucho más prioritarios eventos de este tipo en sintonía con los Seminarios de Innovación ó el laboratorio de ideas Polimedicado (dentro de nuestro ámbito local) que toda la parafernalia sobre crónicos y novedades terapéuticas con poco valor añadido.




Congresistas iberoamericanos del evento.



-->

-->
Preventing Overdiagnosis 2015, reporte una medica familiar latinoamericana

Este año pase del contemplativo a la preparación y luego a la acción según Prochaska Diclemente. Desde hace un año daba vueltas por mi cabeza la idea de  asistir al Congreso de Sobrediagnóstico organizado anualmente por la Universidad de Oxford. Iban en contra  la distancia y de los costos (que se hacen mayores si uno trabaja en el hemisferio Sur del mundo como medica de familia); iba a favor todos lo que vamos conversando por mucho tiempo con colegas de Latinoamérica, la creaciond el grupo de trabajo Iberoamericano de prevención cuaternaria, las conversación con Marc Jamoulle, el medico familiar Belga que acuño el concepto del Prevencion Cuaternaria.  Al final peso mas la motivación y tome la decisión de inscribirme y viajar este año a Washington D. C; lo que siguió fue un experiencia inolvidable.

El Congreso de Sobrediagnostico, es un congreso pequeño si lo comparamos con los grandes congresos mundiales o regionales de las diferentes especialidades medicas, con auspicios de la industria farmacéutica. Este congreso era diferente; apenas un poco mas de 350 delegados la mayoría de EEUU, Canadá y Europa con predominio de los países nórdicos y el Reino Unido; financiado casi en su totalidad por la inscripción de los delegados, que en su mayoría están ligados al mundo académico. Este año el congreso fue auspiciado por el Instituto Nacional de Cáncer de EEUU y la Universidad de Oxford

Preventing Overdiagnosis 2015, tuvo lugar en los cuarteles generales del National Institute of Health (NIH); que al ser una entidad del gobierno, tiene ciertas reglas para el ingreso; había que pasar por un detector de metales y al igual que en los aeropuertos y  pasar las pertenencias para revisión. Algunos de los delegados bromeaban el primer día si este no seria un ejemplo de una actividad innecesaria y sin sustento científico.

Mas allá de lo anecdótico de tener que pasar registro diario para el ingreso, lo que siguió durante tres días , fue tener el gusto de escuchar y tener cerca a Fiona Godlee, editora del BMJ, Lisa Schwartz and Steven Woloshin  del Darmouth Institute, Ray Moynihan, autor de el libro “Selling sickness” y otro muchos que nos hicieron sentir que no estábamos solos , que necesitamos un cambio y que hay mucha gente que va por ese camino. Participaron además muchos médicos de familia que practican y hacen docencia, además otros especialistas: nefrólogos, endocrinólogos, oncólogos, pediatras,  psiquiatras y periodistas, representantes de pacientes, que en cada presentación, nos recordaban un principio fundamental: “Primero no hacer daño”.

Los tópicos tocados fueron muchos: se tamizan enfermedades en forma innecesaria, el desarrollo tecnológico no ha ido de la mano con los que conocemos de las personas que atendemos, se gasta en actividades innecesaria y se deja de gastar en las necesarias, se tratan agresivamente enfermedades que no son agresivas, se crean nuevas enfermedades y se bajan los niveles de normalidad para diagnosticar y tratar mas. En este escenario “ todos  parecen estar contentos”, como diaria el Dr. Hyeong Sik de la Universidad de Korea (foto adjunta); pero tal vez además de los pacientes y los sistemas; los que perdemos mas las somos los médicos, pues perdemos la oportunidad de realmente ser responsables del cuidado de nuestros pacientes.

Fuimos un grupo de 7 médicos familiares latinoamericanos y ya pensamos en intentar tener una versión para Latinoamérica; se hace necesario, reflexionábamos esos días, deshacernos de los paradigmas arcaicos y luchar por el cambio desde el activismo, desde los medios de comunicación y desde la abogacía con pacientes.

El siguiente año el congreso se realizara en Barcelona, es tiempo de acción y a veces la mejor acción es precisamente no hacer nada.






Bibliografía:

A los interesados en el tema les adjunto la crónica en ingles del profesor Allen Frances

3 comentarios:

Humberto Cantu dijo...

Super interesante el tema, pero hay que poner en la balanza como contrapeso la siempre vigente amenaza de la demanda, por lo que se motiva el sobrediagnostico por la misma población que pide no se sobrediagnostique; en lo general suena bien, ¿pero en lo particular? ... ¿cuantos pacientes se van tranquilos si no se les pide laboratorios? o se quedan con una respuesta de que "es esperable para su edad"? tomar en cuenta que es mas rápido pedir una resonancia y se va el paciente mas contento de tener "algo que dice que no es anda" (que es peor porque ¿entonces que tengo?) cuando se tiene un paciente cada 15 minutos, que convencerla que no es necesario o que es banal el problema. Dios libre y luego resulte que tenia algo "detectable" y el medico no pidio el estudio... sin olvidar que a la gente le resulta Fancy estar enfermo... ¿que no?

Josebla dijo...

Muy cierto lo del Dr Cantú. Con consulta de 15 minutos.... quién se anima a diagnosticar sin complementarios???

VICTOR MANUEL dijo...

Humberto y Josebla saludos; se entiende la angustia del tiempo en querer entregarle una respuesta a las personas que nos buscan ..esas mismas personas viene con miles de interrogantes en sus mentes provocada por los mensajes subliminales que nos entrega nuestro entorno en este mundo globalizado y consumista ..nuestro primer deber como médicos es utilizar nuestra herramientas básicas en la entrevista médico -paciente , la escucha activa --ya olvidada por muchos---, el construir esa historia y desfragmentar lo no necesario --orientar-- ; ser guias de quienes nos buscan para una solución a los " problemas imaginarios" que nos han vendido ..nuestro principio fundamental " primero no hacer daño" tiene que verse reflejado en cortar este circulo vicioso --muy dañino-- que ataca personas por intermedio de " médicos" que instintivamente seguimos un modelo biomédico absurdo en muchos casos ..y que con nuestras acciones no útiles , hacemos que se lucren otros a costa de esa persona que solo te busco para orientarte ..
La prevención cuaternaria debería ser transversal a nuestra actividad como médicos y de todos los que trabajamos en el sector público o privado en cualquier espacio llamado " salud"