miércoles, 25 de noviembre de 2015

¿Cómo te gustaría morir? La importancia de construir una pedagogía de la muerte.







(Recomiendo dejar esta música de fondo para acompañar la reflexión. Tómese su tiempo con cada pregunta del cuestionario, lo merecen.)




Las preguntas que planteamos en el cuestionario anexo son un interesante ejercicio. Permiten reflexionar sobre la propia muerte y de este modo revindicarla como algo personal. Si uno no hace suya su muerte esta le es escamoteada. Otros decidirán por él.


Nuestra vida se reconoce por su muerte, sin ella no hay sentido posible como no hay música sin silencio.


Aprender a relacionarnos con ella desde mucho antes que acuda a nuestro día es la mejor manera de reconocerla y dejar de sentir pánico frente a algo que es íntimamente propio.



Hace falta una pedagogía de la muerte, una manera de enseñarla, un método para poder acercarse a esa realidad sin un exceso de miedo ó emoción de difícil manejo. Nuestro entorno no nos lo facilita pero cada cual es capaz de conseguirlo si se atreve a mirar dentro. Hemos dejado atrás millones de células, hemos cambiado varias veces la totalidad de los átomos que nos conforman. Somos una levedad que avanza por el tiempo aprendiendo y descubriendo mundos. Saber que ese viaje necesariamente tiene un horizonte, una transmutación, nos aporta una información básica. No nos podemos permitir delegar la elección, en una vida no caben todas las posibles. Ser limitados nos obliga a elegir bien. Los besos que no damos, las músicas que no escuchamos, los paseos que no disfrutamos se perderán inevitablemente.


El arte y la poesía nos pueden ayudar. La naturaleza y la belleza que nos rodea también. La impermanencia es inherente al universo a la par que la insondable grandeza del tiempo y el espacio. Tal vez no lleguemos a las respuestas últimas pero al atrevernos a ir tejiendo preguntas la música que surja nos irá acompañando.










3 comentarios:

Raquel Vazquez dijo...

gracias por el post.
realmente en esta sociedad la muerte, la pelona, la innombrable es un tabú al que no se quiere mirar. esta sociedad hedonista se entretiene en cualquier cosa que no sea darle ese espacio a la reflexion al unico hecho que tenemos en esta vida como cierto: todos vamos a morir.
ese exceso de evitación esta intimamente emparentado con el miedo que tenemos los occidentales a ese momento, que sin ninguna duda llegará. otras sociedades como la india por ejemplo, o las nativas americanas viven con la muerte y la reciben de una manera mucho mas natural y abierta.
a mi me gustaria morir sola. porque de todos modos todos nos morimos solos.(nadie puede viajar en la muerte de otro. solo puedes acompañar hasta cierto punto del camino). y enterandome, claro, para poder vivir la muerte (el miedo a la muerte es el miedo a la vida).
pero sé que no tengo ningun control sobre ella ni del momento, ni de la forma, ni del lugar en que ocurrirá. asi que, a sabidas de esto. opto por vivir los momentos de no muerte hasta que cualquier momento quizas por sorpresa, me sorprenda este momento mio que será el último

Miguel dijo...

Muchas granas,unas preguntas muy bien enfocadas y que me han ayudado mucho a reflexionar La muerte vendrá sin que podamos preveer el momento y sus circunstancias ,pero pensar en ella ayuda a poner en orden tus cosas y tu forma de vida,al igual que verlo en los demás.

Miguel dijo...

Quise decir Muchas Gracias.