miércoles, 4 de noviembre de 2015

¿Es posible meter salsa en la medicina de familia?






Muchos médicos de familia en nuestro país están avinagrados y quemados. Tienen sus razones, razones de peso. Pero por muy altas que sean no cambian un ápice la desbordada afluencia a las consultas. Algo complicado de cambiar cuando es una de las pocas cosas que no cuestan dinero aparente al usuario y cuyo sobreuso no está penalizado.

Por otra parte la saturación y las consultas médicas de cinco minutos no permiten estudiar en profundidad los problemas del paciente y es frecuente terminar la misma con uno ó varios medicamentos. El sistema peca de sobrediagnóstico (excesivas pruebas diagnósticas) y sobretratamiento en parte porque el ciudadano lo percibe como calidad (mientras más me hagan ó me den mejor) y los gestores y políticos lo consienten. Desgraciadamente en sanidad más no es necesariamente mejor. Mayor número de pruebas incorrectamente indicadas traen más falsos positivos, se detectan variaciones que finalmente no son enfermedad y que obligan a hacer más pruebas agresivas. Mayor número de tratamientos incorrectamente indicados nos traerán más efectos indeseados e interacciones entre fármacos.

¿Podemos plantearnos otra forma de leer la partitura? ¿algo más dinámico como meter un poco de salsa en la novena sinfonía? probablemente sí pero me temo que estos cambios no se inicien en las encorsetadas esferas de las organizaciones sanitarias poco proclibes a la innovación y a los experimentos.

Lo cierto es que los ciudadanos cada vez se automedican más y van aprendiendo a buscar mejor información de salud en Internet. Lo cierto es que cada vez hay más profesionales sanitarios produciendo contenidos para pacientes y con presencia en Internet. El estudio #toptensalud20 ha investigado más de 1800 cuentas de twitter de sanitarios y ha llegado a interesantes conclusiones. Por primera vez hay profesionales produciendo contenido en medios electrónicos en igualdad de condiciones que medios de prensa sanitaria o general como Diario Médico ó el País. Por primera vez existe la posibilidad de que cualquier ciudadano pueda seguir, leer e interactuar con profesionales sanitarios sin tener que ir obligatoriamente a una consulta.

Aun no sabemos dónde nos van a llevar estos cambios pero es fácil deducir que van a transformar mucho las cosas. Si se le ofrecen opciones a la ciudadanía esta las va a usar. Si es posible relacionarse con el sistema sanitario por otros medios que no impliquen únicamente una cita a una consulta esas posibilidades se usarán.

Francamente no veo a muchos profesionales sanitarios adaptando su partitura a los nuevos rítmos que la sociedad plantea pero al final tendremos que conseguirlo. Si atender cincuenta pacientes al día no es una opción mantenible, estamos tardando en ponernos las pilas para plantear alternativas. La supervivencia de muchos profesionales está en juego, la calidad de la atención sanitaria también.




Vídeo vía Mercedes Solar 

Post publicado originalmente en el Huffington post