viernes, 20 de noviembre de 2015

Influir en salud desde la integridad







Busquen cualquier tema de salud en Google y obtendrán información en la primera página que les responderá vendiéndoles mil cosas. Aparecerán montones de propuestas para tratarlo, terapias novedosas, prestigiosas clínicas. Cada vez es más difícil informarse correctamente rodeados como estamos de medios de comunicación de masas y digitales que son potentes herramientas de marketing y venta. Todo el mundo trata de vender algo y esto provoca inevitables conflictos de intereses.

Por otro lado damos más visibilidad a los programas de tertulias, a la prensa del corazón y los medios de comunicación amarillistas que a profesionales cualificados. Nos interesan más los chismes y cotilleos que las fuentes de información serias y fidedignas. Pero ¿qué es una fuente de información de salud fiable? ¿cómo saber reconocerlas? No es fácil responder pero me animo a dar algunas pinceladas.


1. Una fuente de información sobre salud fiable visibiliza su patrocinio y su conflicto de intereses. Explica quién gana dinero con la misma.
2. No hace propaganda directa de productos o servicios.
3. Si recomienda productos o servicios explicita si recibe compensación económica ó de otro tipo por hacerlo.
4. Basa su información y recomendaciones en evidencia científica contrastable y de calidad. Lo que no incluye estudios mal diseñados, sesgados, basados en variables subrogadas u otro tipo de estrategias usadas por los potentes entramados industriales sanitarios.
5. Expone los posible inconvenientes ó efectos indeseables del producto, servicio ó recomiendación dada.


Por otro lado no es lo mismo dar una recomendación siendo médico con consulta privada (con necesidad de más pacientes) que con consulta pública (donde preferiría tener menos). Siendo farmacéutico en farmacia comunitaria (con necesidad de aumentar ventas) que contratado por una gerencia de atención primaria (sin precisar vender nada). Siendo fisioterapéuta privado que con consulta en atención primaria. Hay un matiz como pueden presuponer.

Potencialmente todo profesional sanitario o periodista de salud puede informar correctamente. La realidad nos dice que la integridad no es la misma para todos.







2 comentarios:

Anónimo dijo...

Integridad = no interes economico.

No hablar de efectos secundarios = lo que vendo es lo mejor.

No informar de quien me contrata = no hay conflicto de intereses= lo que vendo sigue siendo lo mejor ( del mercado) claro.

Mas si contrato a un periodista para que diga que lo que vendo es lo mejor = soy el mas integro del mercado( si no basta oir a mi politico deturno, gerente,ministro o consejerillo de sanidad,etc.

Doctor Salvador Casado dijo...

Siempre existirán los mercenarios. En comunicación también.