lunes, 9 de noviembre de 2015

La teoría del interlocutor válido en salud


Arlequín y Pierrot. Pablo Picasso.



"Disponer de un interlocutor válido para comunicar nuestros problemas mejora la salud"




Para que la comunicación sea eficaz se precisa un interlocutor válido. Pero ¿qué ocurre cuando no lo encontramos?. En esos casos solo es posible la reflexión interior, no ha lugar un acto comunicativo.

Muchos pacientes acuden a consulta con problemas de salud ó malestares interiores que no pueden aliviar con nadie. Pese a vivir en la sociedad de la comunicación y disponer de tecnologías avanzadas y medios de telecomunicación impresionantes nos sigue resultando muy complicado encontrar interlocutores adecuados para tratar los problemas que de verdad nos importan.

Tras mantener un agradable diálogo socrático con el prestigioso periodista y amigo Álvaro Sánchez León este me ayuda a tomar conciencia de que la complejidad y debilidad humana precisa ser acompañada y asistida. No disponer de interlocutores adecuados produce un sufrimiento patente. Tal vez sea esta una de las razones por las que hoy se muere y se vive mal. Una cosa es disponer de relaciones sociales y conversaciones de café y otra muy distinta pode hablar de lo divino y de lo humano, de nuestros pecados y sombras, del anhelo y los deseos. Sin narrativa no seremos plenamente humanos, y para narrar alguien debe escuchar. 

Muchas consultas al sistema sanitario se obviarían si el adolescente, el adulto ó la anciana que acude angustiada ó preocupada tuviera alguien que le pudiera escuchar de forma digna. Acuden al pobre medico de cabecera cuya maltrecha agenda solo permite dedicar seis minutos a cada consultante... 

La crisis de comunicación humana de calidad no ocupa titulares ni telediarios, créanme si les digo que causa mas dolor global que las peores enfermedades que puedan imaginar. Paradójicamente el remedio es sencillo, mejorar la propia capacidad de escucha. Si escuchamos mejor a los demás el universo ya se buscará la forma de compensarnos.

3 comentarios:

Dolors dijo...

Los avances en medicina junto las nuevas tecnologías sumado al poco tiempo del que disponemos para dar una atención digna, traen como consecuencia que la patología, sus signos y síntomas, se apoderen del tiempo dedicado a cada paciente sin posibilidad de escucha.
Que el paciente pueda narrar la enfermedad forma parte de los cuidados y de la sanación, comprender las creencias de cada individuo en todas sus dimensiones nos ayuda a mejorar el proceso de cuidado.
Gracias Doctor : )

Merck Salud dijo...

Salvador, gracias por esta reflexión y por recordarnos lo importante que es aportar calidad al acto comunicativo a través de una escucha atenta y activa. No obstante, y como bien dices, el tiempo que se pueda dedicar a esa comunicación también es determinante, e intentar ser un interlocutor válido en 6 minutos… ¡es todo un reto! Un saludo.

Doctor Salvador Casado dijo...

Gracias por los comentarios. Una conclusión a la que llegamos a menudo en consulta es lo importante que es escuchar bien y tratar de comunicar lo mejor posible. No hay techo de mejora en esta labor, siempre cabe un pequeño paso más.