viernes, 13 de mayo de 2016

¿Qué hacemos con el desgaste profesional en el mundo sanitario?







Las estadísticas son claras, muchos profesionales sanitarios están mal. Los niveles de desgaste y cansancio son altos desde hace años. El deterioro progresivo, la desinversión, los recortes, la gestión no incentivadora y otros factores no han ayudado precisamente.

Cuando uno está enfermo y necesita atención sanitaria espera que el profesional que tiene delante sea competente. ¿Módifica el desgaste profesional la competencia? Sabemos que sí. Lo paradójico es que en los programas de seguridad del paciente no se suelen incluir medidas de evaluación y soporte del desgaste profesional. Si les preguntamos a los sanitarios si sienten que la institución donde trabajan hace algo para prevenir este desgaste la respuesta es un rotundo no. ¿Es esto buena gestión? ¿Nos lo podemos permitir?

Se avecinan tiempos de nuevos recortes y la presión a la que están sometidos los profesionales sanitarios va a seguir creciendo. ¿Hasta dónde aguantarán?

De momento un servidor lleva unos meses estudiando y reflexionando sobre el tema. Hoy en Maó imparto un taller de cuatro horas sobre prevención del burnout, gestión emocional, creatividad y comunicación avanzada. No nos podemos permitir el lujo de seguir esperando, hay que pasar a la acción. Por mi parte con este pequeño granito de arena que espero genere otros movimientos.















3 comentarios:

Juan Antonio García Pastor dijo...

.
Creo que el #engagement (implicación y compromiso) es la cura del #burnout.
.
Si eres capaz de conocer tu #misión (la razón de que te dediques a la Medicina), o si tienes una #visión clara de lo que quieres obtener, o si honras tus #valores personales y profesionales, o si defines tus #objetivos en la vida y vas en pos de ellos, o si tienes un comportamiento con #asertividad suficiente, ..., es muy probable que ese burnout no te afecte.
.
Sólo consiste en que tengas más control de tu vida y que aspira a la excelencia y a dar lo mejor de tí diariamente.
.

María Ángeles Medina dijo...

Pero Salva, tú estás quemado? Te sientes quemado? Llevas muchos años en la misma consulta y con el mismo cupo. Les conoces bien. Supongo que para bajar la demanda habrás implementado medidas de microgestión en tu día a día. No todas dependen de tus jefes y del sistema. Programar todo lo programable y hacer mucha consulta telefónica para recogida de análisis y seguimiento de patologías. Disculpa que me permita decirte estas obviedades pero es que sabes que te sigo y leo todo lo que puedo y llevo ya años preocupada por ti. Porque veo que no sales de ese bucle y que al final sí que te vas a poner malo. Yo no me quemo ni de coña y no paro de hacer cosas, creo que no más que tú. Y al final si te no te apaña la fiesta igual hay que irse a casa antes de que toquen la última canción.

Y hacer cosas locas...!

Un abrazo y cuidate. Qué eso de dar charlas de bourn out como experto me ha dado un poco de yuyu!!

Julio González dijo...

Como médico quemado en rehabilitación (he vuelto al trabajos tras un año de baj)a) te agradezco tu aportación y tu interés en esta patología que ni las administraciones ni los compañeros entienden . Con tu permiso, voy a colgar tu entrada en el grupo de Facebook que he creado, en el que me he permitido incluirte y donde tienes carta blanca para aportar todo lo que quieras.
Un abrazo.