jueves, 23 de junio de 2016

Cantar con otros



No solemos hacerlo pero cantar junto a otras personas tiene un enorme poder curativo. Nos recuerda que no estamos solos, que la música que nace de nosotros es la misma que sale de los demás. Quien ha tenido esta sensación no la olvida jamás.

Hoy solemos consumir música en diferentes formatos. Es común que haya algún dispositivo electrónico en casa con música de fondo o bien la llevamos de forma portatil mediante auriculares. Pero una cosa es escuchar música grabada y otra cantar en compañía. Hablaba hace unos años con Pedro Esteban que me advertía de la depauperización musical que la globalización está produciendo en Europa. Escuchamos más (de lo mismo) y cantamos menos. Parece ser que musicalmente tampoco nos salen las cuentas.