domingo, 17 de julio de 2016

Relato: la lotería











Llevaba días inquieto. Tras la cascada de pruebas le hicieron la biopsia. La cosa no tenía buena pinta y lo sabía. No quería hablar con nadie del asunto. De alguna manera pensaba que mientras menos moviera el tema mejor. Pero el día llegó. En la sala de espera sintió agobio como pocas veces antes y eso que tenía en su haber incontables batallas y muchas travesías con mar gruesa y fuego cruzado. Un señor con bigote detrás de una gran mesa y un monitor de ordenador se puso a consultar datos. Notaba las gotas de sudor caer por su cara y la incomodidad de la camisa pegada al cuerpo. "Vamos a ver señor Martínez si consigo encontrar sus resultados, hoy el servidor va fatal" farfulló el galeno sin dejar un instante de mirar la pantalla y golpear con fuerza el teclado. El corazón se le salía del pecho cuando por fin el viejo doctor le dijo, "Aquí tenemos la anatomía patológica. Es benigno, puede quedarse tranquilo". Dejó de escuchar. Recuerda que le dijeron más cosas pero el salió de allí como en una nube. Caminó sin rumbo por la calle sin darse cuenta de que llevaba el abrigo en la mano pese a la inclemente temperatura de febrero. Cuando sintió los pinchazos del frío entró en un bar y se pidió un café. Mientras movía la cucharilla dejó perdida la mirada en la calle. Le había tocado la lotería, lo tenía clarísimo.