viernes, 2 de diciembre de 2016

Kurere, salud narrativa para pacientes






El proyecto Kurere facilita que cualquier persona que esté viviendo o haya vivido un proceso de enfermedad pueda compartir la parte de superación y crecimiento que la experiencia le haya aportado. Como médico conozco de primera mano lo difícil que resulta la "digestión" de enfermedades con impacto vital. La dureza de procesos en los que a menudo se pierde el sentido y la orientación mientras sufrimos dolor, discapacidad o experimentamos emociones desagradables y soledad. Poder contarlo es parte de la curación y beneficia tanto al que lo cuenta como al que lo escucha.

Hablando con José Enrique Gonzalez, fundador del proyecto, le apuntaba la importancia de facilitar que toda persona en tiempo de enfermar se desahogue escribiendo, comunicando. Este proyecto no recoge las páginas amargas u oscuras. Se centra en las historias de superación que puedan inspirar a otras personas que tal vez recorran caminos similares. Historias que habrán conocido el fondo y que ahora regresan a superficie con un sentido y una enseñanza. A mis pacientes les suelo sugerir que escriban cuando no tienen interlocutores válidos o suficientes para aliviar sus penas. Esas páginas pueden quedar reservadas a un uso privado o compartirse con alguien si así lo deciden. Ahora también podrán usar el recurso que Kurere les facilita para compartir el tesoro de las lecciones de crecimiento que hayan encontrado en su viaje.