lunes, 9 de enero de 2017

Arterioesclerosis sanitaria



Al nacer gozamos de vasos sanguíneos flexibles que con los años se tornan rígidos y vulnerables. Lo mismo pasa con el resto de la economía orgánica corporal. La vida se caracteriza por su capacidad de adaptación y por poder cambiar según las circunstancias. En la época en que vivimos los cambios se suceden a una velocidad pasmosa lo que convierte en obsoletos muchos procedimientos, instituciones y servicios. Si ponemos de ejemplo el mundo sanitario veremos como los grandes sistemas sanitarios públicos europeos fundados hace décadas, joya de la corona de sus respectivos países, languidecen y se hunden en la tormenta de la modernidad. En su origen fueron creados como organizaciones novedosas capaces de dar más y mejores servicios, hoy tienen sus vasos sanguíneos escleróticos, medio obstruídos y a punto de un infarto. Las razones son múltiples siendo quizá la principal la progresiva burocratización que endurece procesos, protocolos, guías clínicas, usos, costumbres y comportamiento de gestores y personal sanitario y no sanitario. El núcleo del sistema, pasar consulta, ha dejado de ser un acto clínico para convertirse en uno fundamentalmente burocrático. Los profesionales dedican más tiempo a pulsar clics en infinitas pantallas que a mirar a los ojos de sus pacientes. Introducir un mínimo cambio, una pequeña innovación es prácticamente imposible. Les podría contar que para cambiar definitivamente la dirección de la mesa en mi pequeña consulta para que pasara de interponerse entre los pacientes y yo a dejarla a un lado tardé unos siete años. Durante ese tiempo tuve que moverla a diario poniendo en peligro la integridad de mis lumbares.

La progresiva saturación de los servicios debida a la infradotación presupuestaria de los mismos obliga a estos a defenderse con todavía más burocracia. Si la agenda de un médico de Atención Primaria soporta de continuo presiones de más de 40-50 pacientes al día terminará forzando una rigidez, un límite so pena de terminar fulminando la salud mental del titular. Esto  implicará la obligación de cita previa sin admitir excepciones (pacientes sin cita) al igual que ocurre cuando se acude a cualquier otro servicio de la administración como la Seguridad Social, Hacienda, renovar el DNI... que por cierto soportan demoras de semanas o meses según los casos. El que en la mayoría de los centros de salud no haya demoras y se atienda la gran mayoría de las cuestiones en el día o al día siguiente terminará acabándose. Los profesionales que lo han estado haciendo posible hasta ahora no pueden más.

Deteriorar los servicios públicos, endurecerlos, los envejece y termina haciéndolos menos competitivos. Medran en consecuencia concesiones de gestión privada, más ágiles, adaptables y con un aspecto exterior más atrayente.

En este caso me temo que el diagnóstico es mucho más sencillo que el tratamiento. Al igual que en un cuerpo humano anciano no podemos hacer que sus vasos rejuvenezcan treinta años, en una organización de miles de trabajadores como la sanitaria no va a ser sencillo transformar su diseño básico. Pero no es imposible. Nos hará falta tener valor para buscar las mejores ideas y lograr consensos para priorizar lo importante. Nos hará falta generar conciencia social de lo que significan los servicios sanitarios para poder usarlos correctamente. Mejorar los circuitos burocráticos, los sistemas de información y la comunicación tanto dentro del sistema como entre éste y la sociedad. Hay tarea tanto para políticos y gestores como para profesionales y ciudadanos. Veremos si somos capaces de desplegar inteligencia colectiva o por el contrario terminamos discutiendo unos con otros como suele ser costumbre por estos pagos.