lunes, 24 de abril de 2017

Escribir como ejercicio de libertad

Jean Honoré Fragonard




"Escribo con tanta libertad que me sorprende que me dejen"

Arturo Pérez-Reverte




Vivimos tiempos convulsos en los que somos bombardeados por noticias e información que nos aporta poco y carecemos de la suficiente reflexión como para orientarnos en esa selva espesa de ruido. Para desbrozar un sendero en la espesura gusto de usar dos tipos de machete, el primero la lectura que permite ver, con la ayuda de otros, un poco más lejos, el segundo la escritura que ayuda a dar un pequeño paso en la reflexión y el entendimiento y además abrir camino para otros. Ayer fue el día del libro y es una ocasión adecuada para recordar el valor que tiene que podamos leer y escribir. Funciones que aprendimos hace ya mucho tiempo y que siguen siendo válidas en nuestra lucha por dotar de sentido la existencia.

Por mi parte puedo añadir que la lectoescritura tiene una clara función sanadora al aportar a la persona en tiempo de enfermar una posibilidad de comprensión y de expresión fundamental en su proceso. Me gusta prescribir tanto libros como escritura. Animo a mis pacientes a mantener vivo algún cuaderno de escritura y a compartir algún escrito cuando ellos lo consideren. Sé que les ayudará como lo hace conmigo tal y como saben los que sigan este blog que cumple ya mismo siete años de vida.

Ejercer la libertad implica de varios requisitos. Apuntare tres: el primero un suficiente grado de conciencia, el segundo un mínimo conocimiento y entendimiento, el tercero valor para elegir la opción más congruente con nuestra conciencia. Cuando escuchamos o leemos a alguien enseguida nos percatamos de estos factores. Bastan cinco minutos para saber de qué pie cojea nuestro interlocutor. No hace falta recurrir a la vehemencia ni a la falta de respeto para ejercer la libertad, en contra de lo que vemos en los medios de comunicación. El silencio o el discurso tranquilo suelen esconder más fuerza y claridad que la mayores campañas de marketing.

Merece la pena leer para abrir un poco nuestra mente y escribir para mejorar nuestra capacidad de comunicar al mundo lo que pensamos y sentimos. En el viaje hacia la felicidad son barcos que todos deberíamos atrevernos a tomar.


1 comentario:

MANUEL MARIA ORTEGA MARLASCA dijo...

Amen. Mejor dicho, imposible....te voy a refernciar en algo mío...