viernes, 12 de mayo de 2017

La devaluación de la blogosfera sanitaria






En estos tiempos de crisis global todo sufre recortes. La blogosfera sanitaria también. En los últimos años se han desinflado o directamente desaparecido decenas de blogs y proyectos colaborativos de profesionales sanitarios usando herramientas de comunicación electrónica. ¿Tiene esto alguna transcendencia en un mundo tan lleno de noticias, voces e información? Sí, la tiene. Efectivamente cada vez recibimos más mensajes e información sobre salud por los múltiples canales a los que estemos conectados. Esto va a seguir creciendo en cantidad. Lo esperable es que merme la calidad y, lo que es más grave, aumente la información distorsionada o falsa. Quien tenga un asesor, experto o domumentalista (content curator) a quien preguntar podrá salir con éxito de sus búsquedas de información. Los demás se ahogarán  en una tormenta de opiniones en las que participarán desde familiares y vecinos, hasta la peluquera o la cajera del supermercado. Si le preguntamos a Google este coro de voces no hará más que aumentar.

Los profesionales sanitarios tienen una explicable pereza a la hora de producir contenidos sobre salud dirigidos a la ciudadanía. Salir del seguro circuito de las revistas científicas, médicas o de ámbito profesional expone a nuestros protagonistas a riesgos nada desdeñables. Cuando alguien publica cualquier cosa en la arena pública de Internet debe saber que le están leyendo por un lado su madre, abuela, pareja y por otro sus jefes y enemigos. Al mínimo traspiés lloverán las pedradas.

Mantenerse en la blogosfera y en las redes sociales es muy costoso para un profesional. Toca navegar en solitario muchas horas y son pocas las ocasiones en las que realmente se pueden hacer actividades colaborativas o grupales, menos aun las que permiten interacción social directa.  En los últimos diez años he participado en todo tipo de eventos innovadores con mayor o menor fortuna. En algunos he sido ponente en otros oyente. Dentro de los primeros he tratado de compartir mi experiencia personal en consulta y mi visión, dentro de los segundos ha habido de todo. Muchos eventos de este tipo terminan en humo sin aportar verdadera evidencia científica ni fundamento práctico. Esto quizá haya sido motivo para deshinchar la burbuja blogosférica sanitaria.

Las organizaciones sanitarias no se plantean la utilidad de incentivar a sus profesionales para que reviertan parte de su conocimiento y experiencia a Internet. No entienden el medio y les parece incontrolable por lo que le dan la espalda de manera vehemente y siguen enrocadas en páginas coyunturales de muy poco valor para la ciudadanía. Privan así a esta de una fuente de información muy valiosa. Un profesional de la salud público, sin consulta privada o intereses secundarios con alguna industria, es una referencia muy interesante a la hora de emitir información y criterio sobre salud.

Desgraciadamente no hay retorno de la inversión. Los que tenemos blog desde hace años lo sabemos. No al menos de forma pecuniaria. El retorno se produce en intercambios, relaciones, encuentros o en acceso a información o personas que de otra forma no ocurrirían. Pero esto no se puede monetizar y a la mayoría no le supone un incentivo interesante.

Nuestra ciudadanía deberá bregar en mares llenos de mentiras y sandeces vertidas por empresas e intereses que buscan vender algún producto o servicio. Entes de gran tamaño, que no racanearán en marketing ni en eficientes consultoras de comunicación, seguirán campando por sus respetos y haciendo caja. Salvo excepciones nadie se enfrentará a la marejada.

Quizá veamos alguna vez algún cisne negro capaz de emitir mensajes de salud de calidad que se hagan virales. Mientras tanto un servidor seguirá compartiendo su visión y reflexiones de manera sencilla y poco obstentosa, con la intención de aportar algún grano de arena de valor en el vasto desierto de ruido que nos rodea.

12 comentarios:

Eduardo Tornos dijo...

Buenos días Salvador

Fíjate que suelo estar muy de acuerdo contigo... pero no tengo la misma percepción.

Creo que en los últimos años se está produciendo una renovación "generacional" en la blogosfera; es cierto que algunos profesionales sanitarios están abandonando sus proyectos en el "cementerio de blogs de salud" pero día a día nacen iniciativas de la "generación de Wordpress"...

Y aparecen con fuerza otros profesionales de la salud -no necesariamente médicos- más jóvenes (enfermería, fisios, psicólogos...) con proyectos muy interesantes para los pacientes.

Un saludo

La consulta del doctor Casado dijo...

Hola Eduardo, indudablemente según pasan los años van apareciendo nuevos creadores de contenido. El problema está en la visibilización de los mismos en entornos de ruido en exceso.

Nos hacen falta mapas y filtros, sin ellos estamos ciegos y perdidos.

Frederic Llordachs dijo...

El problema, amigo Salvador, es el modelo de negocio. Los contenidos son negocio para muy pocos, pero su uso como atractores hacia modelos mas tradicionales funciona. Hay cada vez mas lideres de opinion digitales como tu mismo, pero a muchos os sucede que no tenéis como convertir la tracción de los seguidores en dinero. Por eso insisto en que os destapéis y os paséis a la sanidad privada. Es donde la fama se puede converir en algo tangible. De otro modo el hastío y la saturación sin retornos os puede efectivamente hacer abandonar una tarea no solo necesaria sino casi obligatoria como agentes de salud.

José Repullo dijo...

Los blogs requieren un modelo de comunicación sintético que nos exige un esfuerzo intelectual adicional y cualitativamente diferente. Al ser una práctica solitaria y a tiempo marginal, es fácil que muera por lisis.

Mónica Moro Mesa dijo...

Como decía en una reciente entrada en mi blog, empezar es fácil lo difícil es mantenerse. Estoy de acuerdo en las múltiples sesiones y encuentros innovadores o no tanto en los que "gurús de pacotilla" y "expertos que leen mucho" cuentan maravillas de un entorno 2.0 al que se han asomado ligeramente. Estoy de acuerdo en las muchas iniciativas olvidadas y en las muchas personas desaparecidas de este campo de juego. Y estoy de acuerdo con Fredi en que uno de los problemas es el modelo de negocio. Me conoces bien Salvador y sabes que soy guerrera, por ello, 3 años después #sherpas20 sigue vivo y ahora con nueva producción que vamos a destilar para iniciar/empujar proyectos reales.
Y sí, seguiremos por aquí, ni que sea, para conversar y si es posible vernos y darnos un abrazo.

rafa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
rafabravo dijo...

Enfocar como objetivo de los blogs la comunicación de información sanitaria para pacientes y/o publico en general, es como si consideramos que la TV solo sirve para ver Netflix. Hay muchas mas motivaciones para hacer un blog y hay muchos objetivos. AL principio los blogers eramos mas versátiles por pura necesidad de abarcar muchas actividades que no existían, ahora cada mochuelo vuelve su olivo que incluye dejar de trabajar gratis sin recompensa, como bien dices.
Lo que es verdad es la escandalosa dejadez de la sanidad publica en utilizar este medio y otras tecnologías para divulgar mensajes sanitarios
Un abrazo

Nacho Fabiani dijo...

Buenos días Salva,

Llevo un tiempo pensando como tu que la blogosfera sanitaria se ha devaluado. En el sector de Fisioterapia también ha pasado.
No creo que la solución principal sea la privatización o monetización directa, es más creo que en muchos casos ese ha sido el problema. El compartir, aportar, aprender unos de otros y crecer no puede depender de monetizar porque entonces, desde mi punto de vista se pervierte. Hoy muchos de los que comparten lo hacen casi estrictamente desde un ámbito corporativo, se han reducido los debates en comentarios, porque prefiero hacer una entrada para generar más tráfico en "mi espacio" y esto dificulta un debate abierto. Por no hablar del riesgo de hacerlo de esta forma y el sesgo que conllevará todo lo que aportes.
Salva, es cierto que es arduo, pero hay que seguir aportando desde la persona y no el negocio, desde el compartir y no el ingresar y si en este camino aparece una forma ética de monetizar con libertad de expresión, aprovechemosla.
Lo digo mucho la salud, no es un producto, es un bien. Un negocio que se fundamenta en algo que debe resolverse y "no ocurrir" la enfermedad, es un mal negocio si quieres llevarlo bien a cabo. XD

Un saludo,

Chema Cepeda dijo...

Yo creo que es una mezcla de todo. Quizás haya bajado el ritmo de publicaciones y sobre todo de iniciativas de tipo colaborativo, que antes era muy alto y ahora no lo es tanto. Esto puede deberse a que la conversación de la blogosfera ya no se concentra en ágoras abiertas y públicas como es Twitter y se ha desplazado a entornos más privados (fundamentalmente los grupos de WhatsApp), lo cual genera una sensación de menor actividad.

Por otro lado me da la impresión de que si hay blogs nuevos y algunos muy buenos, pero existe un problema de sostenibilidad. Como bien dices mantener un blog requiere un esfuerzo y constancia importante, que suele partir de la motivación que tenga cada uno por hacerlo. Si el incentivo del tipo que sea falla es muy probable que también lo haga la publicación.

Pero lo que sigo echando de menos es que las propias instituciones empiecen a capitalizar todo el conocimiento que contienen y aprovechen el potencial de estos espacios para llegar a la población. Y que se establezcan mapas de navegación y filtros para que la información que llegue sea de calidad.

Mientras tanto serán las marcas (personales y profesionales) las que sigan tirando del carro, porque tienen visión y recursos para hacerlo.



Antonio Torrejón dijo...

Hola Salvador,

Pienso que es normal que se deshinche la burbuja...y estoy de acuerdo con muchos de los motivos que has expuesto, al igual que los que ha comentado Frederich.

En mi opinión, muchas de las personas que han iniciado proyectos, carecían de formación. No todo el mundo que tiene un lápiz y escribe, es un escritor de Best Seller. Eso no quiere decir que la gente deje escribir, simplemente que si el fin de escribir es tener éxito (ya sea a través de reconocimiento o dinero), requiere que la persona que lo haga tenga los conocimientos, recursos y habilidades adecuados para poder hacerlo.

A parte, todo proyecto tiene su ciclo de vida...y de lo que se trata es de hacer todo lo posible para que el proyecto finalice lo más tarde posible.

Un abrazo

Dr. Paz dijo...

Me parece que estamos en un proceso de transición de comunicación cibernética si contemplamos el momento tecnológico en que fueron creados los blogs y el auge que tuvieron en su momento, hoy en día se han multiplicado las redes sociales y es por esos medios que se habla de salud, concedo toda la razón al hecho de que los profesionales de la salud poco tiempo dedican para aportar contenidos originales o desde sus conocimientos con calidad, a menos que busquen un ganancia económica, además considero que el corta y pega, el RT y el ❤ se han impuesto, dejando rezagada la interacción pública.

Al mismo tiempo he visto crecer exponencialmente las publicaciones de las instituciones de salud sólo para mostrar lo que hacen a manera de promoción su trabajo, para quedar bien con sus gobernantes, líderes políticos y jefes, mostrando lo que es su obligación y elemental manera para la que fue designado, "trabajar".

La consulta del doctor Casado dijo...

Agradezco los comentarios que aportan interesantes puntos de vista sobre el tema. Está claro que en el mundo sanitario hay muchos actores con valor que trabajan duro para visibilizar contenidos. Mi perspectiva del tema es esperanzada al conocer a muchos actores y tener el privilegio de aprender y construir con ellos.

Lo que nos queda claro es que juntos somos siempre mayores. En tiempos como estos debemos recordarlo a diario.


Un fuerte abrazo y gracias de nuevo por visitar este lugar.