viernes, 15 de septiembre de 2017

El método Konmari, una aproximación al orden y al desorden





Hoy en día es fácil encontrar fanáticos y expertos en casi todo, la última que me he cruzado es Marie Kondo, una señora japonesa que ha diseñado un método categórico para ordenar la casa de cualquiera. Y he de decir que me parece razonable aunque de momento no me haya animado a aplicarlo.

Lo cierto es que siempre me he considerado una persona ordenada. Desde niño he tenido la responsabilidad de mantener mi cuarto y mis cosas recogidas y me era sencillo mantenerlo todo en perfecto estado de revista. Lo que no sospechaba es que hay otro tipo de orden mucho más complejo e invisible, el interno.

Uno puede tener sus cosas en su sitio pero ir por la vida arrastrando pensamientos, emociones o sensaciones enredadas, atribuladas o descontroladas. Es frecuente que nuestras estancias interiores tengan los suelos llenos de preocupaciones, culpas, añoranzas, deseos, sentimientos no procesados o sensaciones molestas. Nadie nos enseñó a limpiar y ordenarnos por dentro. Por eso el método Konmari me ha señalado que quizá también sea posible habitar espacios interiores algo más ordenados y equilibrados si aplicamos sus dos prerrogativas: tirar lo que no necesitemos y poner cada cosa en su sitio.

Solemos acumular cosas materiales porque también acumulamos las no materiales. Nos aferramos a cualquier desplante, contradicción, experiencia desagradable. Guardamos con fruición las culpas, errores, deseos no cumplidos. Nos quedamos atados a esos asuntos que nos preocupan, que llenan armarios y mochilas de cargas que exceden nuestras capacidades. Y también gustamos de combatir emociones intensas de miedo, asco, ira, ansiedad... quedándonos pegados a ellas y evitando que marchen por el desagüe emocional que todos llevamos dentro.

Tanta basura y tantos objetos interiores nos llenan de desazón, desesperanza e infelicidad. Nuestra defensa suele ser tener apagadas las luces de esas habitaciones para que no se vea el desastre. Cuando la necesidad nos obliga a encenderlas nos suele dar un pasmo al ver la escena. No es para menos, hay gente que lleva años sin barrerse por dentro.

El decrecimiento que nuestra sociedad necesita como agua de mayo tal vez deba empezar por tomar consciencia de que lo que nos sobra nos agobia y oprime. Para ordenar una casa es fundamental deshacerse de todo aquello que ya no sea necesario en nuestra vida. Para ordenarnos por dentro también. Solo así podremos despejar el suficiente sitio para que cada objeto tenga su lugar.

La psicología moderna haría bien en aprender de esta muchacha japonesa que sin quererlo está aportando más con sus lecciones que muchos libros de autoayuda y muchas terapias de salón.




2 comentarios:

Manuel López Paz dijo...

Buenos días Dr casado.
He tenido la osadía de copiar una de sus entradas en mi blog. Slo he cambaido las imágenes. Si gusta, y tiene tiempo, puede pasar a verla.

https://docmanuel.blogspot.com.es/2017/09/el-poder-de-una-buena-escucha.html

Saludos y disculpe el atrevimiento

La consulta del doctor Casado dijo...

Gracias Manuel por avisar, citando la fuente puedes publicar lo que quieras.

Un abrazo.