viernes, 19 de octubre de 2018

Cuatro preguntas para hacer a tu profesional sanitario. Four questions to ask your health care provider.




1. Do I really need this test/treatment/procedure?
2. What side effects does it have?
3. Is there a simpler or safer option?
4. What would happen if I did nothing?


5. Do you or your healthcare organization have a conflict of interest?

Slide by Alan Cassels tweeted by Allen Frances to which I add a fifth question posed by Marc Casañas.

It is not easy to communicate in a doctor's office. Especially in life threatening situations, serious illnesses or life crises. That is why it is important to plan well the contacts with the health professionals responsible for our case. Come whenever possible accompanied and with the essential questions that we need to answer written on paper.



1. ¿Realmente necesito esta prueba/tratamiento/procedimiento? 2. ¿Qué efectos secundarios tiene? 3. ¿Hay alguna opción más sencilla o segura? 4. ¿Qué pasaría si no hago nada?


5. ¿Tiene usted o su organización sanitaria algún conflicto de intereses?


Traducción de diapositiva de Alan Cassels tuiteada por Allen Frances a la que añado una quinta pregunta que plantea Marc Casañas.

No es fácil comunicarse en una consulta médica. Sobre todo en situaciones vitales amenazantes, enfermedades graves o crisis vitales. Por eso es importante planificar bien los contactos con los profesionales sanitarios responsables de nuestro caso. Acudir siempre que sea posible acompañados y con las preguntas esenciales que necesitemos responder escritas en un papel.








1. Ai-je vraiment besoin de ce test/traitement/procédure ?
2. Quels sont les effets secondaires ?
3. Existe-t-il une option plus simple ou plus sûre ?
4. Que se passerait-il si je ne faisais rien ?


5. Est-ce que vous ou votre organisme de soins de santé avez un conflit d'intérêts ?

Diapositive d'Alan Cassels tweetée par Allen Frances à laquelle j'ajoute une cinquième question posée par Marc Casañas.

Il n'est pas facile de communiquer dans le cabinet d'un médecin. Surtout dans les situations mettant la vie en danger, les maladies graves ou les crises de la vie. C'est pourquoi il est important de bien planifier les contacts avec les professionnels de la santé responsables de notre cas. Venez chaque fois que possible accompagnés et avec les questions essentielles auxquelles nous devons répondre par écrit sur papier.



miércoles, 17 de octubre de 2018

La sanidad pasmada. Dumbfounded healh




Just as it happened with the spanish king Felipe IV called the dumbfounded king, history repeats inside the skin of many institutions that seem be stuned. Although apparently our health system seems to be in good health, the evidence indicates that it suffers from various and deleterious evils. We can consider a management cancer that consumes countless resources, a hormonal insufficiency of leadership and a cognitive impairement produced by the overload of its professionals, the obsolescence and stupidity of the computer programs they use and the excess of prevailing bureaucracy, among other causes.

The patients are witnesses of the jamming of their professionals who increasingly look them less centered as they are on the screens of their computers to meet the uncountless demand for data that their managers force them to fill. 

This situation worsens the overdose of diagnostic tests and various treatments that society receives, in adittion to patients increasing their own sense of discomfort and doctors being increasingly offside. It is much simpler to put a pill on than to take it off, to send an unnecessary test than to explain why it is not indicated.

The Communication and Health congress (sponsored by the Spanish Society of Family and Community Medicine) took place recently, where the tenacity of the 450 attendees navigating against the tide should be highlighted: betting on better communication inside and outside the consultation, trying to develop more empathy and compassion and committing themselves to pay the maximum attention to their patients they are capable of. It is necessary to be brave for not  being carried away by the powerful current that prevails in a society of knowledge where profit and personal benefit are the main values. Perhaps that is why it is important to pursue that point of groundbreaking creativity that has possessed those who in each era have been able to see a little beyond the common gaze. 

Among the battalion of doctors, nurses, residents and other participants was a twenty-month-old girl, a vehement sign that in times of darkness a weak flame is enough to overcome the densest darkness. Children remind us of that inner force that launches everyone into the world with the intention of understanding it.

Will health professionals be able to get out of the astonishment into which the circumstances of modernity have brought them? I am not able to answer, but I can venture that depending on what the answer is, so will be the relationship we have or not with the disease and the vital crises to come.






Al igual que ocurrió con aquel rey que llamaron pasmado hoy la historia se repite dentro de la piel de muchas instituciones que parecen haberse quedado en Babia. Aunque en apariencia nuestra sanidad parece tener buena salud, las pruebas indican que sufre de diversos y deletéreos males. Padece un cáncer de gestión que consume incontables recursos, una insuficiencia hormonal de liderazgo y un ensimismamiento cognitivo producido por la sobrecarga asistencial de sus profesionales, la obsolescencia y estulticia de los programas informáticos y el empacho de burocracia imperante, entre otras causas.

Los pacientes son testigos del empastelamiento de sus profesionales que cada vez les miran menos a la cara centrados como están en las pantallas de sus ordenadores para atender la demanda incansable de datos que sus responsables les obligan a cumplimentar. 

De este modo aumenta la sobredosis de pruebas diagnósticas y de diversos tratamientos que la sociedad recibe, por una parte por aumentar su propia sensación de malestar y por otra por estar los médicos cada vez más a por uvas. Y es que es mucho más sencillo poner una pastilla que quitarla, mandar una prueba innecesaria que explicar por qué no está indicada.

Recientemente ha tenido lugar el congreso Comunicación y Salud, (auspiciado por la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria) donde cabría destacar la tenacidad de los 450 asistentes por navegar contracorriente: apostando por comunicar mejor dentro y fuera de la consulta, tratando de desarrollar más empatía y compasión y comprometiéndose a prestar la máxima atención de la que son capaces. Hay que ser valiente para no dejarse llevar por la potente corriente que prevalece en una sociedad del conocimiento donde medran el lucro y el beneficio personal como valores principales. Quizá por eso sea importante perseguir ese punto de creatividad rompedora que han poseído los que en cada época han podido ver un poco más allá de la mirada común. 

Entre el batallón de facultativos, enfermeras, residentes y demás participantes había una niña de veinte meses, signo vehemente de que en tiempos de oscuridad basta una débil llama para vencer la tiniebla más densa. Los niños nos recuerdan esa fuerza interna que nos lanza hacia el mundo con intención de comprenderlo.

¿Podrán los profesionales de la salud salir del pasmo en el que las circunstancias de la modernidad les han metido? No soy capaz de responder, pero sí de aventurar que dependiendo de cual sea la respuesta así será la relación que tengamos o no con la enfermedad y las crisis vitales por venir.

jueves, 11 de octubre de 2018

Silencio, escucha y comunicación



Test Autodiagnóstico de nivel de ruido y silencio personal



TALLER: SILENCIO, ESCUCHA Y COMUNICACIÓN

Taller participativo de tres horas de duración con descanso. Congreso Comunicación y Salud 2018.




1. Bienvenida e introducción


  • ¿Se puede aprender a escuchar?
  • ¿Es posible una docencia del silencio?
  • ¿Existe una higiene del silencio?
  • ¿Pueden los profesionales de la salud prescribir silencio?
  • ¿Qué papel tiene la escucha en medicina?



1.1 ¿Qué está pasando con el silencio en nuestra sociedad?

Los factores que condicionan el aumento del ruido de nuestra época son: el urbanismo, la tecnología y los medios de comunicación.


  • Urbanismo: prisa, contaminación sonora, multipantallas, sedentarismo.
  • Tecnología: Multiplica nuestra capacidad de recibir y producir ruido.
  • Medios de comunicación: Contaminación informativa, fake news, memes, propaganda indeseada...

La sociedad del conocimiento nos provee de una sobrecarga informativa en forma de ruido de fondo que nos produce desasosiego. Para poder observar y manejar esta desazón se precisa inteligencia intrapersonal y capacidad para generar silencio de calidad.

El proceso de digitalización de la comunicación ha aumentado el “ancho de banda” de información que recibimos y nos obliga a gastar mucha energía para manejarlo.

Recibimos más estímulos de los necesarios, mientras que en paralelo la sociedad sufre una epidemia de soledad y aislamiento sin precedentes que afecta a niños, adultos y ancianos.


1.2 ¿Qué está pasando con la escucha y la comunicación?

El aumento de ruido externo genera ruido interno.

            La evidencia científica nos dice que dedicamos un 49% del tiempo de vigilia a pensamiento sin foco. Esto se logra a base de automatizar procesos. De este modo mientras conducimos o hacemos actividades rutinarias nuestra mente vaga a su placer por pensamientos, recuerdos o fabulaciones de futuro. Este tipo de pensamiento es espoleado por la sobrecarga cognitiva de estímulos externos, por lo que se puede decir que el ruido externo genera ruido interno.


El aumento de ruido interno disminuye el silencio personal y la capacidad de escucha. Disminuir la capacidad de escucha empeora nuestra comunicación (ni me escucho a mi ni te escucho a ti).

Crisis de comunicación: En la arena pública, en la familia, en la esfera afectivo-sexual, en el mundo del arte y la creatividad... (hablar nos separa, el silencio nos une).


El mundo sanitario y académico son ejemplos de profesiones donde el ruido puede ser devastador. Para poder manejarlo es importante aprender a desarrollar sensibilidad y atención hacia el exterior por un lado y hacia uno mismo por otro.

En las crisis vitales es donde solemos aprender a acercarnos al espacio interior de silencio. El sufrimiento personal nos obliga a buscar soluciones y para ello no hay otro remedio que terminar mirando hacia donde señalan las emociones, por muy incómodo o difícil que nos resulte.
Nuestra ruidosa sociedad tiene menor tolerancia a la frustración y gestiona peor las crisis vitales y el proceso de morir.

¿Para qué sirve el ruido?



2. Diagnóstico de nivel de ruido y silencio personal



¿Cuánto ruido externo tengo en mi vida?

  • Ruido natural.
  • Ruido doméstico.
  • Ruido social/urbano.
  • Ruido de medios de comunicación.
  • Ruido tecnológico.

  • ¿Mis actividades físico/deportivas, artísticas/creativas, meditativas/contemplativas son en silencio o con ruido de fondo?

¿Cuánto ruido interno tengo en mi vida?

  • Sensaciones (incomodidades, dolor, tensión muscular, hambre, soledad...)
  • Pensamientos (preocupaciones, obsesiones, crisis vitales, dificultades...)
  • Emociones (miedo, ansiedad, asco, indefensión, culpabilidad, hartazgo...)
  • Sufrimiento

¿Tengo espacios de silencio en mi semana?
¿Tengo tiempo para mi? ¿Qué significa tener tiempo para mi?
¿Cómo me relaciono conmigo mismo? ¿Cómo me trato/escucho/cuido?




3. Mejora de habilidades de silencio y escucha fuera de la consulta

  • Nivel corporal. Caminar, ejercicio físico, danza, yoga, ayuno...

  • Contacto con la naturaleza (Shirin Yoku, actividades al aire libre, parques, cielo estrellado, animales y plantas, flores, huerto…)

  • Meditación: todo proceso que ayude a la reflexión, contemplación, pensamiento, oración... y nos permita relacionarnos con el vacío y el silencio, así como con lo que se esconde detrás de estos: la intuición, la revelación, el sentido y la creatividad.
    • Técnicas de relajación.
    • Mindfulness, atención plena.
    • Meditación formal según las distintas fuentes de espiritualidad.
    • Oración.


  • Creatividad:
    • Bellas artes (pintura, escultura, música, danza, teatro, fotografía, vídeo/cine, narrativa, poesía…)
    • Actividades cotidianas (manualidades, costura, bricolaje, cocina…),
    • Creatividad profesional (docencia, diseño, comunicación, organización, investigación).

  • Comunicación:
    • Verbal: oral (escucha activa), escritura (género epistolar, diarios, blogs), lectura.
    • No verbal,
    • Afectivo sexual.

  • Relaciones humanas de calidad que permitan compartir silencios.
  • Animales domésticos.
  • Gestión de tecnología y medios de comunicación (tiempos y modos de uso, desconexión).

  • Tiempos formales de silencio diario o semanal. Retiros de varios días.




4. Mejora de habilidades de silencio y escucha en consulta.

  1. Disminución de fuentes de ruido externo.
    • Golpes en la puerta de pacientes,
    • Llamadas de teléfono,
    • Consultas de otros profesionales del equipo,
    • Problemas con el sistema informático,
    • Burocracia sobreañadida,
    • Notificaciones del móvil personal,
    • Correo electrónico,
    • Distracciones por otros programas informáticos,
    • Ruido en sala de espera/consultas anexas/calle.

  1. Disminución de fuentes de ruido interno.
  • Sensaciones corporales incómodas (dolor, molestias, hambre, sed, frío, calor, sueño, aburrimiento...).
  • Pensamientos (preocupaciones, problemas personales...)
  • Emociones incómodas

  1. Calibración personal continua:
  • Al comenzar la consulta, al terminar, en la pausa a mitad de consulta.
  • Entre paciente y paciente.
  • Con el paciente delante:
    • Acogida: verbal (nombrar), contacto visual, corporal (saludo de manos) .
    • Escucha: bajar reactividad, sostener el silencio con máxima atención.
    • Exploración física. Atención plena a los sentidos.
    • Diálogo. Dar las recomendaciones escuchando el lenguaje no verbal del paciente.
    • Despedida: Red de seguridad, plan de cuidados, buenos deseos, despedida.



Para crear silencio en el ruido sanitario es fundamental la correcta calibración personal. Y para ésta es importante aprender a desarrollar una sensibilidad y atención hacia el paciente, por un lado, y hacia el propio profesional, por otro; como Roger Neighbour nos enseñó en su excelente libro La consulta interior.

Poner el foco en crear encuentros clínicos de calidad basado en una comunicación clínica esmerada de los que salgan satisfechos tanto pacientes como profesionales es básico. Poco se insiste en el papel de la comunicación en el mundo sanitario, pero hay que recordar que es un elemento de primer nivel en toda asistencia que quiera ser de calidad.

4.  Calibración externa. Poder hablar con alguien sobre cómo nos sentimos en consulta.




5. Resumen y conclusiones

Concluimos que la sobrecarga informativa y de ruido producen sufrimiento.

Estamos rodeados de más ruido externo del que nos gustaría.

Nuestra gestión del ruido interno no siempre es óptima.

La comunicación de calidad exige escucha de calidad. Para escuchar al otro he de disponer de suficiente silencio interno.

Las profesiones sanitarias se caracterizan por tener que lidiar con mucho ruido de fondo (por la sobrecarga asistencial, complejidad de las situaciones de los pacientes, rigidez de las organizaciones sanitarias y la dificultad derivada del trato con el dolor y la enfermedad). Mejorar la gestión del mismo es clave para mantener un adecuado nivel de competencia y evitar el desgaste profesional.

Dado que la sociedad actual produce mucho ruido es importante aprender a generar silencio y a relacionarnos con él, cuidando los espacios de silencio personal e implementando actitudes meditativas que mejoren el contacto interior y las relaciones humanas de calidad.

La calibración y afinamiento personal y profesional precisan pues de espacio vacío por lo que aprender a equilibrar el ruido y el silencio en nuestra vida es un reto vital para todos.



BIBLIOGRAFÍA



[1]Kagge, E. (2017) El silencio en la era del ruido: El placer de evadirse del mundo. Penguin Random House.
[3]Mcluhan, E. La teoría de la comunicación de Marshall McLuhan: el butronero. Palabra Clave, 2015; 18 (4).
[9]Vásquez Rocca, A.. (2008) Zygmunt Bauman: modernidad líquida y fragilidad humana. Universidad Complutense de Madrid.
[10]Bauman, Z.(2015) Modernidad líquida. Fondo de cultura económica.
[13]Quiñonero, M.C. (2010) Hacia una espiritualidad laica: sin creencias, sin religiones, sin dioses. Herder Editorial.
[14]Prieto, J.M. Psicología de la meditación, la psique de vuelta a casa. InfocopOnline–Revista de Psicología, 2007; (33).
[15]Le Breton, D. (2015); Elogio del caminar. Siruela.
[16]Schelle, K.G.; Silvestre López, F.; Hernández, I. (2013) El arte de pasear. Díaz & Pons.
[17]Campagne, D.M. Teoría y fisiología de la meditación. Cuadernos de medicina psicosomática y psiquiatría de enlace, 2004; 69 (70): 15-30.
[18]Csikszentmihalyi, M. (2012). Fluir: una psicología de la felicidad. Editorial Kairós.

[22]Gardner, H.E. (2008); Multiple intelligences: New horizons in theory and practice. Basic books.
[23]Kabat-Zinn, J. (2004) Vivir con plenitud las crisis. Cómo utilizar la sabiduría del cuerpo y de la mente para afrontar el estrés, el dolor y la enfermedad.
[24]Grossman, P. et al. Mindfulness-based stress reduction and health benefits: A meta-analysis. Journal of psychosomatic research, 2004; 57 (1):35-43.
[25]Linden, W. Practicing of meditation by school children and their levels of field dependence-independence, test anxiety, and reading achievement. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 1973; 41 (1): 139.
[26]Burke, C.A. Mindfulness-based approaches with children and adolescents: A preliminary review of current research in an emergent field. Journal of child and family studies, 2010; 19 (2):133-144.
[27]Thoreau, H.D. Walden, or Life in the Woods. 1854. Minneola, NY: Dover, 1995.
[28]Grün, A.; García, P. (2003) La sabiduría de los padres del desierto. Salamanca.
[29]Rossi, R. (2010) Juan de la Cruz: silencio y creatividad. Editorial Trotta.
[33]Girón, M. et al. Calidad de la relación médico paciente y resultados de los encuentros clínicos en atención primaria de Alicante: un estudio con grupos focales. Revista Española de Salud Pública, 2002; 76: 561-575.
[34]Vázquez, M.T. Jubete, et al. Estudio de la calidad de vida profesional en los trabajadores de atención primaria del área 1 de Madrid. Atención Primaria, 2005; 36 (2): 112-114.
[35]Borrell-Carrió, F.; Hernández-Clement, J.C. Reflexión en la práctica clínica. Revista Clínica Española, 2014; 214 (2): 94-100.
[36]Mingote Adán, J.C.; Moreno Jiménez, B.; Gálvez Herrer, Mónica, Desgaste profesional y salud de los profesionales médicos: revisión y propuestas de prevención. Medicina clínica, 2004; 123 (7): 265-270.
[37]Neighbour, R. (1987); The inner consultation. Lancaster: MTP press.
[38]Leonard, M; Graham, S. Bonacum, D.. The human factor: the critical importance of effective teamwork and communication in providing safe care. BMJ Quality & Safety, 2004;13 (suppl 1): 185-190.
[39]Hurwitz, B. Medicine, the arts and humanities. Clinical Medicine, 2003;  3 (6):497-498.
[40]Shapiro, J.; Rucker, Ll. Can poetry make better doctors? Teaching the humanities and arts to medical students and residents at the University of California, Irvine, College of Medicine. Academic Medicine, 2003; 78 (10): 953-957.
[42]Moriana Elvira, J. A.; Herruzo Cabrera, J. Estrés y burnout en profesores. International journal of clinical and health psychology, 2004; 4 (3)
[43]Ajuria, H. A. De A.. Influencias de la comunicación no verbal en los estilos de enseñanza y en los estilos de aprendizaje. Revista de educación, 2004; (334): 21-32.
[45]Fierro, A. (1997), Estrés, afrontamiento y adaptación. Estrés y Salud. Valencia: Promolibro.
[46]Nafría, I. Web 2.0: El usuario, el nuevo rey de Internet. Gestión, 2000, 2007.
[47]Lévy, P.; Medina, M. Cibercultura: la cultura de la sociedad digital. Anthropos, 2007.
[48]Casas-Mas, B. Infoxicación a través de los medios de comunicación. Ámbitos, 2014; (24).
[49]Mena Muñoz, S. Herramientas contra la infoxicación en los Social Media: los “Content Curators”. Ambitos, 2014; (24).
[50]Franganillo, J.. La ansiedad informativa. Uno, 2010;  5 abril:14.
[52]Almagiá, E. B. Apoyo social, estrés y salud. Psicología y salud, 2014; 14 (2): 237-243.
[53]Campos Freire, F. Las redes sociales trastocan los modelos de los medios de comunicación tradicionales. Revista Latina de comunicación social, 2008; 11 (63).
[54]https://elpais.com/cultura/2015/12/30/babelia/1451504427_675885.html
[56]Del Olmo, C. ¿ Dónde está mi tribu?: maternidad y crianza en una sociedad individualista. Editorial Clave Intelectual, 2016.
[58]Honoré, C. Elogio de la lentitud. RBA Coleccionables, 2007.
[60]Serrano Puche, J. (2017) Por una dieta digital: hábitos mediáticos saludables contra la “obesidad informativa”. Ámbitos, no 24.

[61]Oliver, E. B.; De Albornoz, P. Arranz Carrillo; López. H.C. Herramientas para el autocuidado del profesional que atiende a personas que sufren. FMC-Formación Médica Continuada en Atención Primaria, 2011; 18 (2): 59-65.