Mostrando entradas con la etiqueta covid19. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta covid19. Mostrar todas las entradas

martes, 19 de mayo de 2020

Burocracia y Covid-19 en Madrid





Transcribo un tuit de mi compañero Jose María Molero por su interés:


El procedimiento de @SaludMadrid de detección precoz y diagnóstico de nuevos casos de infección #COVIDー19 en AP, ante un caso confirmado parece ciencia ficción pero no lo es:


  1. Hay que crear 2 episodios en la historia clínica electrónica,
  2. Cumplimentar 3 protocolos,
  3. Cambiar el código CIE 10 para la gestión de la Incapacidad Transitoria
  4. Hacer test PCR en menos de 24 horas,
  5. Comunicar el resultado,
  6. Hacer seguimiento telefónico del caso,
  7. Identificar contactos sospechosos,
  8. Tramitar las bajas de los contactos si son trabajadores,
  9. Realizar PCR a los contactos si tienen síntomas
  10. y si es positiva actuar con ellos como nuevos casos confirmados (volver al paso 1)...


Además de seguir con la consulta, urgencias, domicilios...



Como sean muchos vamos dados... de momento no hemos recibido en Atención Primaria de Madrid ningún refuerzo conocido, ni médicos rastreadores ni nada... sigo confiando en que vengan pero...




Y aquí dejo otro hilo Twitter de @vbaosv que no tiene desperdicio:





Qué pena que con lo fácil que es (casi) nadie dé ejemplo...






lunes, 18 de mayo de 2020

El rescate de la normalidad. Towards normality. 走向常態




El rescate de la normalidad

Todos queremos que nos devuelvan nuestra vida normal, o por lo menos lo que de normal podía tener. Nos dicen que no va a ser posible, que nos darán una nueva y eso me hace recelar. Parece que lo que viene será una versión devaluada con menos ingresos y más restricciones. 

Nos tocará arrimar el hombro para conseguir que la vida sea vida y la dosis de miedo y crispación social se reduzca a niveles tolerables. Como médico me atrevo a proponer algunas sugerencias.

Estar vivo no es normal. Si uno mira un instante el universo se dará cuenta de que la norma es precisamente lo contrario. El problema que tenemos en nuestra sociedad es que nos sentimos eternos e invulnerables algo que, por muy impopular que sea, debemos asumir como falso. Hemos convertido en un tabú la levedad humana, su impermanencia. Por eso quitamos la muerte de la vista y escondemos todo lo posible la enfermedad, la pérdida y las catástrofes personales. Es verdad que algunos las airean, pero lo habitual es avergonzarse de ellas y beber su hiel en solitario. 

Al ser pues la vida un regalo extraordinario lo lógico sería agradecerla y vivirla con plena conciencia. Esto lo saben bien los que han resucitado de una enfermedad grave o han sobrevivido a un accidente. Se dan cuenta de lo frágil que es permanecer vivos y lo poco que hace falta para sonreír y recorrer el día. Los demás parecemos haberlo olvidado y nos desplazamos a toda velocidad por existencias agobiadas que dedicamos a hacer demasiadas cosas, consumiendo todo lo que podemos y terminando consumidos. Son los engaños del progreso y el crecimiento económico, la rueda de la jaula donde el pequeño roedor da vueltas sin parar. 

Salir de una rueda, y mucho menos de una jaula, nunca fue sencillo. Pero es posible cuando uno se da cuenta de que ni la una ni la otra son reales. Lo real es otra cosa, la fuerza del sol, la generosidad de la tierra, la belleza de un paisaje, la solidez de un abrazo a alguien cercano. Momentos que normalmente no se pueden comprar ni vender y están ahí mismo esperando que nos demos cuenta. 

Para alcanzar pues esa normalidad nos será necesario pensar un poco lo que de verdad significa la vida para nosotros. Y de esta forma hacer un repaso de lo que consideramos importante, algo que suele estar bastante mediatizado por una sociedad de mercado que se dedica a vendernos cosas desde que sale el sol hasta el ocaso. 

El siguiente paso es salir a la calle, dejar por un momento la seguridad de nuestra casa y abrirnos al espectáculo que hay fuera. Para ello necesitaremos una buena dosis de prudencia. Seguimos en estado de epidemia y tendremos que protegernos y proteger a los demás, fundamentalmente a los más débiles, y esto no debería ser mediatizado por eslóganes políticos ni intereses económicos o de otra índole. Se trata de tener la suficiente humanidad como para ir más allá de lo que nuestro ombligo nos dicte. La buena noticia es que es sencillo, bastará usar mascarillas en los espacios públicos, con especial cuidado en el transporte y los lugares más frecuentados. También necesitaremos guardar cierta distancia unos con otros, seguir estornudando en la flexura del codo o en un pañuelo y evitar en lo posible las aglomeraciones. 

Será inevitable que nos reunamos y regresemos a los bares y lugares públicos. Hagámoslo con alegría y con prudencia, de la mejor forma posible, valorando el posible riesgo de cada situación. No es lo mismo un encuentro casual en la calle con dos metros de distancia que una pequeña fiesta en un apartamento que reúna a diez amigos. A lo mejor nos toca hacer las primeras fiestas con menos invitados o plantearlas en algún lugar al aire libre. 

Otro factor a comentar es la toxicidad de los medios de comunicación y las redes sociales en el marco de la actual coyuntura de miedo y crispación. Todos estamos nerviosos, los políticos más si cabe, y el espectáculo mediático y en Internet es terrorífico. Cada cual se alinea con sus amigos afines y carga sin piedad contra quien piensa distinto. Las palabras escucha, diálogo y compasión han sido secuestradas. Por ello solicito cierto ayuno mediático. Usen las dosis mínimas que se puedan permitir, y créanme si les digo que evitarán una peligrosa intoxicación que empieza lentamente pero termina pudriendo el ánimo con agresividad, cabreo y desazón. Tal vez sea interesante dejar de escribir improperios en Twitter y rescatar ese cuaderno donde alguna vez escribimos algo o quizá arriesgarnos a mandar una carta a esa persona que la espera. Rescatar el poder sanador de la palabra escrita puede hacer mucho bien a mucha gente. 

Habrá que volver a poner en valor la comunicación de calidad y el contacto físico que tanto necesitamos. Habrá que aprender de nuevo a abrazar, besar, tomar de la mano. Rescatar el tesoro de no sabernos solos, de poder interesarnos por otros y tratar de ayudar, de tender puentes, de cuidar, de hacer algo por otros. 

La sociedad está herida de miedo y frustración, indigesta por haber perdido libertades y haberse acercado a la incómoda consciencia de su fragilidad. Para curar estas heridas nos harán falta potentes medicinas como la consciencia, la compasión y la delicadeza que nos llevarán a tomar decisiones y acometer cambios necesarios. Dejar de hacer lo que no nos aporte vida y atrevernos a soltar aquello que nos encadene sin aportarnos verdadero valor. 

Tengo la profunda sensación de que saldremos de esta y con esa pequeña gota de esperanza me gustaría terminar. Las esperas nunca fueron agradables pero cuando se sabe que el sol está al otro lado de la tormenta suele ser más fácil aguantar el chubasco. 









Towards normality


We all want our normal life back, or at least the closest thing to what it was. They tell us it's not going to be possible, that they'll give us a new one, and that makes me suspicious. It seems that what is coming is a devalued version with less income and more restrictions. 

It will be our turn to pitch in to make life a living one, and the dose of fear and social tension will be reduced to tolerable levels. As a doctor I dare to propose some suggestions.

Being alive is not normal. If one looks at the universe for a moment, one will realize that the norm is precisely the opposite. The problem we have in our society is that we feel eternal and invulnerable to something that, however unpopular it may be, we must assume to be false. We have made human lightness, its impermanence, a taboo. That is why we remove death from sight and hide illness, loss and personal catastrophes as much as possible. It is true that some show them in public, but the usual thing is to be ashamed of them and drink their gall alone. 

Since life is an extraordinary gift, it is logical to be grateful for it and to live it with full awareness. This is well known to those who have risen from a serious illness or have survived an accident. They realize how fragile it is to remain alive and how little it takes to smile and go through the day. The rest of us seem to have forgotten and are rushing through overburdened existences, doing too much, consuming all that we can and ending up consumed. They are the tricks of progress and economic growth, the wheel of the cage where the little rodent spins around endlessly. 

Getting out of a wheel, let alone a cage, was never easy. But it is possible when one realizes that neither one nor the other are real. What is real is something else, the strength of the sun, the generosity of the earth, the beauty of a landscape, the solidity of a hug to someone close. Moments that can't normally be bought or sold and are right there waiting for us to notice. 

In order to reach this normality, it will be necessary for us to think a little about what life really means to us. And in this way we can review what we consider important, something that is usually quite mediatized by a market society that is dedicated to selling us stuff from sunrise to sunset. 

The next step is to go out into the street, leave the security of our home for a moment and open ourselves up to the spectacle outside. To do this we will need a good dose of prudence. We are still in a state of epidemic and we will have to protect ourselves and others, fundamentally the weakest, and this should not be mediated by political slogans or economic or other interests. It is about having enough humanity to go beyond what our selfish dictates. The good news is that it is simple, it will be enough to wear masks in public spaces, with special care in transport and the most frequented places. We will also need to keep some distance from each other, continue sneezing into the bend of the elbow or into a handkerchief and avoid crowding as much as possible. 

It will be inevitable that we will meet and return to the pubs and public places. Let us do so with joy and prudence, in the best possible way, assessing the possible risk of each situation. A casual meeting in the street two metres away is not the same as a small party in an apartment with ten friends. Maybe we have to organize the first parties with fewer guests or have them somewhere in the open air. 

Another factor to comment on is the toxicity of the media and social networks in the current climate of fear and tension. We are all nervous, politicians even more so, and the media and Internet spectacle is terrifying. Everyone is aligned with their like-minded friends and ruthlessly charges those who think differently. Words as listening, dialogue and compassion have been hijacked. That is why I call for a certain media fasting. Use the minimum doses you can afford, and believe me when I tell you that you will avoid a dangerous intoxication that starts slowly but ends up rotting your mood with aggression, anger and uneasiness. It might be interesting to stop writing expletives on Twitter and rescue that notebook where we once wrote something, or perhaps risk sending a letter to that person who is waiting a word from us. Rescuing the healing power of the written word can do a lot of good for many people. 

We will have to re-evaluate the quality of communication and physical contact that we so desperately need. We will have to relearn how to hug, kiss, and hold hands. We will have to rescue the treasure of be living in society, of being able to take an interest in others and try to help, the posibility of buildIng bridges among us, to care, to do something for others. 

Society is wounded by fear, frustration and lost freedoms and approached the uncomfortable awareness of its fragility. To heal these wounds we will need powerful medicines such as awareness, compassion and gentleness that will lead us to make decisions and undertake necessary changes. To stop doing what does not bring us life and to dare to let go of that which chains us without bringing us true value. 

I have a deep feeling that we will get out of this and with that small drop of hope I would like to finish. Waiting has never been pleasant, but when you know that the sun is on the other side of the storm, it is usually easier to endure the rain. 







走向常態


自動翻譯,對錯誤感到抱歉。

我們所有人都希望我們的正常生活恢復原狀,或者至少要恢復到最接近的狀態。他們告訴我們這是不可能的,他們會給我們一個新的,這使我感到懷疑。似乎即將出現的是貶值的版本,收入更少,限制更多。

現在該輪到我們介入以使生活成為一種生活,恐懼和社會緊張局勢將減少到可容忍的水平。作為醫生,我敢提出一些建議。

活著是不正常的。如果看了一會兒宇宙,就會意識到規範恰恰相反。我們社會中存在的問題是,對於某種東西,無論它多麼不受歡迎,我們都必須假設自己是虛假的,這使我們感到永恆和不受傷害。我們把人類的輕便,無常作為禁忌。這就是為什麼我們將視線移開死亡,並儘可能地掩蓋疾病,損失和個人災難。確實有人在公共場合向他們展示過,但通常的做法是為他們感到羞恥並獨自喝膽汁。

由於生活是一份非凡的禮物,因此對它充滿感激並充滿意識地生活是合乎邏輯的。對於那些從重病中復活或在事故中倖存的人來說,這是眾所周知的。他們意識到維持生命的脆弱性,微笑和度過一天的時間很少。我們其餘的人似乎已經忘記了,他們正忙於繁重的生活,做得太多,消耗了我們所有的力氣,最終被消耗掉了。它們是進步和經濟增長的竅門,籠子裡的小囓齒動物不斷旋轉。

離開輪子,更不用說籠子了,從來都不是一件容易的事。但是當一個人意識到一個都不是真實的時,這是可能的。真實的東西還包括太陽的力量,大地的慷慨,風景的美以及擁抱某人的堅固性。通常無法買賣的時刻,就在那等著我們注意。

為了達到這種常態,我們有必要思考一下生活對我們的真正意義。這樣一來,我們就可以回顧我們認為重要的內容,而這通常是由致力於向我們出售日出至日落的東西的市場社會所介導的。

下一步是走到街上,離開我們的房屋安全片刻,然後向外界敞開大門。要做到這一點,我們將需要一定的謹慎。我們仍處於流行病狀態,我們將必須保護自己和其他人,從根本上說是最弱者,這不應以政治口號或經濟或其他利益為媒介。這是關於有足夠的人性超越我們自私的指示。好消息是它很簡單,在公共場所戴口罩就足夠了,在交通運輸和最常去的地方要特別注意。我們還需要保持一定距離,繼續打噴嚏到肘部彎曲或手帕,並儘可能避免擁擠。

我們將不可避免地會面並回到酒吧和公共場所。讓我們以最大可能的方式高興而謹慎地評估每種情況的可能風險。在兩米外的街道上的一次休閒聚會不像是一個有十個朋友的公寓中的小型聚會。也許我們必須組織更少的客人參加第一方聚會,或者讓他們在露天的某個地方。

要評論的另一個因素是在當前的恐懼和緊張氣氛中,媒體和社交網絡的毒性。我們都很緊張,政界人士更是如此,媒體和互聯網的景象令人恐懼。每個人都與志同道合的朋友結盟,並無情地指責那些不同想法的人。諸如傾聽,對話和同情之類的詞已被劫持。這就是為什麼我呼籲某些媒體禁食。使用您可以承受的最低劑量,當我告訴您,您將避免危險的陶醉,這種陶醉會慢慢開始,但最終會因為侵略,憤怒和不安而腐爛,請相信我。停止在Twitter上寫俗語並拯救我們曾經寫過東西的筆記本可能是很有趣的,或者冒著給正在等我們一個字的那個人發送一封信的風險。挽救書面文字的治愈能力可以為許多人帶來很多好處。

我們將不得不重新評估我們迫切需要的溝通和身體接觸的質量。我們將不得不重新學習如何擁抱,親吻和牽手。我們將必須挽救生活在社會中,珍惜對他人的興趣並試圖幫助建立我們之間的橋樑,照顧他人,為他人做事的寶藏。

社會因恐懼,挫折和失去的自由而受傷,並對其脆弱性感到不安。為了治愈這些傷口,我們將需要強大的藥物,例如意識,同情心和溫柔,這將使我們做出決定並進行必要的改變。停止做不會給我們帶來生命的事情,並敢於放開那些束縛我們而又沒有給我們帶來真正價值的事情。

我有一種深切的感覺,我們將擺脫困境,並帶著一小滴希望完成。等待從來都不是一件令人愉快的事情,但是當您知道太陽在暴風雨的另一面時,忍受雨水通常會更容易。

jueves, 14 de mayo de 2020

Mascarillas y distancia. Masks and distance. 口罩和距離



Nos vamos a tener que ir acostumbrando a ciertos cambios en nuestras interacciones sociales y en la manera de desplazarnos.

Lo principal es reconocer situaciones de riesgo para minimizar el mismo

Los lugares de más riesgo en general son:


  1. Aquellos en los que hay más gente.
  2. Lugares cerrados o con mala ventilación.
  3. Aquellos en los que no sea posible mantener distancia de separación con otros.


Concretando: medios de transporte públicos, comercios, centros comerciales, mercados, mercadillos, algunos parques, calles o plazas céntricas o populares.


¿Cómo podemos protegernos y proteger a los demás?


  1. Lavándonos las manos con frecuencia.
  2. Usar mascarilla correctamente (ver vídeo) en lugares públicos.
  3. Mantener nuestra distancia de los demás tanto como sea posible.
  4. Tos en el codo (incluso si usamos una máscara).
  5. Si nos reunimos con amigos o familiares, hacer lo mismo.




Vídeo de la dra Laura Lozano en la Voz de Galicia










Masks and distance



We are going to get used to certain changes in our social interactions and in the way we move around.


The main thing is to recognize situations of risk to minimize it

The most risky places in general are:

  1. Crowded places.
  2. Closed or poorly ventilated places.
  3. Those in which it is not possible to maintain a correct distance from others.


Specifically: public transport, shops, shopping centres, markets, street markets, some parks, streets or squares in the centre of town.


How can we protect ourselves and others?

  1. By washing our hands frequently. 
  2. Using a mask correctly (see video) in public places. 
  3. Keeping our distance from others as much as possible.
  4. Cough at the elbow (even if we wear a mask).
  5. If we meet with friends or family, do the same.






口罩和距離

自動翻譯,對錯誤感到抱歉。

我們將習慣於社會交往中的某些變化以及我們的出行方式。


最主要的是識別風險情況以將其最小化

一般而言,最危險的地方是:

擁擠的地方。
封閉或通風不良的地方。
無法與其他人保持正確距離的人。


特別是:城市中心的公共交通,商店,購物中心,市場,街邊市場,一些公園,街道或廣場。


我們如何保護自己和他人?

經常洗手。
在公共場所正確使用口罩(請參見視頻)。
盡量與他人保持距離。
肘部咳嗽(即使戴口罩也是如此)。

如果我們與朋友或家人見面,請照做。






martes, 12 de mayo de 2020

¿Podemos pedir más a los profesionales sanitarios?







En estos dos meses los sanitarios hemos vivido situaciones muy duras. Las peores escenas han tenido lugar en las urgencias y en las UCIs hospitalarias por un lado y en las residencias de ancianos y algunos domicilios que hemos asistido desde los centros de salud por otro.

Para más de uno habrá un antes y un después. Algunas heridas curarán, otras no.


Muchos de nosotros estamos cansados, fatigados, heridos, tristes, agobiados...

Algunos nos hemos sentido abandonados, traicionados, sobrecargados, explotados, ninguneados...

Y frente a todo esto seguimos tratando de dar la cara, de cumplir lo mejor que podemos con la misión encomendada. Pero...

¿Dónde están los responsables que deberían velar por nosotros?
¿Por qué no han salido de su despacho?
¿Por qué no se han interesado, preguntado, acercado?
¿Por qué no han reconocido sus errores, retrasos o incapacidades como yo como profesional reconozco los míos?



Y no me extiendo más porque hoy el cuerpo no me acompaña.




jueves, 30 de abril de 2020

Los mimbres de la Atención Primaria. The wicks of Primary Health Care. 基層醫療服務。










Les cuento una historia. Consultorio local del Álamo, al sur de Madrid, cuenta con dos administrativas, tres enfermeras y un pediatra por turno, tres médicas de familia por la mañana y dos de tarde. Población de 9.470 habitantes, cinco residencias de ancianos y un nivel de problemática económico social alto. 

Lo habitual es que tenga una gran presión asistencial, casos complejos, pluripatológicos con mucha frecuentación y casi nunca se suplen las ausencias lo que condiciona una sobrecarga continua.

Las tres médicas y la pediatra de la mañana llevan 6 semanas asumiendo todo el trabajo. Seis semanas a una media de 40-50 llamadas diarias cada una, más avisos y consultas presenciales. 


Pueden imaginar el nivel de estrés. 


Esta semana les llega un refuerzo. Médico joven extra comunitario que no habla bien el idioma y en consecuencia no puede atender muchos pacientes... Duró dos días.

Estos son los mimbres ahora que están los centros de salud teóricamente vacíos. Se imaginan qué pasará cuando se llenen al 30, al 50, al 100 o al 125% (cuando la población se incremente en muchos pueblos con desplazados y veraneantes dentro de dos meses). Yo si me lo imagino y no me gusta nada lo que veo.


Si no se hace algo con los centros que están en esta situación la Atención Primaria puede explotar. Más claro no se puede decir.






El problema es que cuando caiga el PIB unos lo sentirán más que otros. En los municipios más empobrecidos habrá más carga de enfermedad y los recursos sanitarios ya ven cómo están.




The wicks of Primary Health Care. 



I present you a Primary Health Centre in the south of Madrid, six kilometres from Navalcarnero, with two administrative staff, three nurses and a paediatrician on the morning and afternoon shifts, three family doctors in the morning and two in the afternoon. Population of 9,470 inhabitants, five nursing homes and a high level of socioeconomic problems. 

The usual situation is one of high care pressure, complex, multipathological cases with high frequency and almost never make up for the absences, which conditions a continuous overload.

The three doctors and the paediatrician in the morning have been assuming all the work for 6 weeks. Six weeks at an average of 50 calls per proffesional a day plus home visits and face-to-face consultations. 

You can imagine the stress. 

Yesterday they got a reinforcement. A young doctor from outside the european community who does not speak the language well and therefore cannot attend to many patients...

These are the crumbs now that the health centres are theoretically empty. You can imagine what will happen when they are 30, 50 and 100% full. I can imagine it and I don't like what I see.


If something is not done, the spanish Primary Health Care can explode. I can't say it any more clearly.







基層醫療服務。

自動翻譯,對錯誤感到抱歉。

我將向您介紹馬德里南部的一家初級衛生中心,該中心距離納瓦卡內羅(Navalcarnero)6公里,在早上和下午的班次有兩名行政人員,三名護士和一名兒科醫生,在早上有三名家庭醫生,在下午有兩名家庭醫生。人口9,470居民,五個療養院和高度的社會經濟問題。

通常的情況是高護理壓力,高頻率的複雜,多病狀病例,幾乎無法彌補缺席,這會導致持續超負荷。

早晨,三位醫生和兒科醫生承擔了所有工作,為期6週。六個星期,平均每個專業每天要打50個電話,再加上上門拜訪和麵對面的諮詢。

您可以想像壓力。

昨天他們得到了加強。來自歐洲共同體之外的一位年輕醫生,他的語言說得不好,因此無法照顧很多患者。

既然衛生中心理論上是空的,這些都是碎屑。您可以想像當它們分別充滿30%,50%和100%時會發生什麼。我可以想像,但我不喜歡看到的東西。


如果不採取措施,西班牙的初級衛生保健可能會爆炸。我說不清。





lunes, 27 de abril de 2020

La importancia de contar las cosas como son.





Daniel Arcerin, de El Mundo, me hizo esta entrevista hace unos días que comparto por este canal. Estas semanas estoy atendiendo a muchos periodistas y medios de comunicación (Cadena Ser, la Cope, Antena 3, Netflix, Telecinco, el Mundo...) que se interesan por diversas cuestiones relacionadas con el Covid-19. He tratado de responderles lo mejor que he podido sabiendo que hay voces más autorizadas y competentes. Por mi parte doy una valoración personal que no tiene porqué coincidir con la de mis compañeros ni con la de la institución donde trabajo.


lunes, 20 de abril de 2020

Guía Covid 19. Una aproximación para clínicos




Hemos preparado una aproximación sobre Covid-19 desde el punto de vista del tratamiento hospitalario por un lado y del abordaje desde Atención Primaria por otro. La idea es ofrecer información de calidad y transmitir nuestra experiencia a profesionales sanitarios americanos. El dr. Juan Flores Cid, jefe de sección de Medicina Interna del hospital Arnau de Vilanova (Valencia) y un servidor ofrecemos nuestros puntos de vista para facilitar el trabajo de otros profesionales de la salud.



Doy las gracias a los compañeros de Semfyc (en especial al doctor JM Molero), y de Atención Primaria de Asturias por las infografías y presentaciones que han preparado y uso en mi exposición.




Ilustración de Alberto Guerrero 






Guia COVID19 Doctor Salvador Casado Buendía - CEISAL from Ceisal on Vimeo.









Guía COVID19 Doctor Juan Flores Cid - CEISAL from Ceisal on Vimeo.

viernes, 17 de abril de 2020

Pandemia narrativa. Pandemic Narrative. 大流行敘事






Un virus se puede definir como cinco folios escritos a una cara. Apenas da para un relato corto. Sin embargo hay discursos capaces de transformar el mundo, de hundir o levantar lo extraordinario. En nuestra época somos testigos de excepción de la globalización tanto de la economía como de la biología y la cultura. El problema es que los desastres nos pillan con armazones narrativos muy debilitados al haber la postmodernidad matado a Dios y prescindido de un plumazo de las antiguas cartografías de lo sacro y lo profano que hemos cambiado muy alegremente por series de televisión excelentemente producidas. Cuando la muerte se acerca es verdad que nos encuentra razonablemente distraídos pero también lo es que no hay ningún entretenimiento que nos salve del miedo visceral o del horror cuando se manifiestan con crudeza. 

Nuestro código genético tiene el tamaño de una biblioteca de unos 3.000 libros y aquí estamos temblando por apenas unos folios. Unos folios que tienen el poder de matar a quien tenga la mala fortuna de presentar algunas vulnerabilidades. 

La muerte no nos gusta. Es algo que nuestra sociedad niega y oculta. No aumenta el consumo ni estimula el crecimiento económico, además es fea y nos recuerda lo peor. Por eso preferimos llenarlo todo de focos y glamour en un intento inútil de maquillar la oscuridad del mundo.

Pero la única forma de vivir con plenitud es ser capaces de considerar nuestra propia mortalidad como algo valioso y fundamental para construir una identidad sólida. Desdeñarla, ocultarla o negarla nos hace cimentar el edificio identitario sobre arena y cuando vienen mal dadas pasa lo que pasa, nos desmoronamos. Impresiona ver como una sociedad entera parece desleirse como un terrón de azúcar en el café.

Si consiguiéramos dedicar algún momento de este confinamiento eterno a mirarnos las narrativas, las creencias, los valores... tal vez consigamos entender que somos algo más que biología. 






Comparto un enlace por si desean una reflexión de Alejandro Jadad para profundizar en esta línea: 
https://medium.com/@ajadad/what-kind-of-pandemic-would-you-like-to-unleash-30a936177716



Pandemic Narrative

A virus can be defined as five sheets of paper written on one side. It's barely enough for a short story. Yet there are discourses capable of transforming the world, of sinking or lifting the extraordinary. In our time, we are exceptional witnesses of the globalization of the economy, biology and culture. The problem is that disasters catch us with very weakened narrative frameworks as post-modernity has killed God and dispensed with a stroke of the old maps of the sacred and the profane that we have very happily exchanged for excellently produced television series. When death approaches it is true that it finds us reasonably distracted, but it is also true that there is no entertainment to save us from visceral fear or horror when it manifests itself crudely. 

Our genetic code is the size of a library of about 3,000 books and here we are shivering for just a few pages. A few pages that have the power to kill anyone who has the misfortune to present some vulnerabilities. 

We don't like death. It's something that our society denies and hides. It does not increase consumption or stimulate economic growth, and it is ugly and reminds us of the worst. That is why we prefer to fill everything with spotlights and glamour in a futile attempt to make up for the darkness of the world.

But the only way to live fully is to be able to consider our own mortality as something valuable and fundamental for building a solid identity. To disdain it, to hide it or to deny it makes us build the identity building on sand and when they are badly given, what happens, we fall apart. It is impressive to see how an entire society seems to melt away like a sugar cube in coffee.

If we could manage to dedicate some moments of this eternal confinement to look at our narratives, our beliefs, our values... perhaps we would manage to understand that we are something more than biology. 



大流行敘事

自動翻譯,對錯誤感到抱歉。

病毒可以定義為寫在一側的五張紙。短篇小說還不夠。然而,仍有一些話語能夠改變世界,沉沒或提升非凡。在我們這個時代,我們是經濟,生物和文化全球化的傑出見證。問題在於,由於後現代性已經殺死了上帝,並拋棄了我們很高興地交換了我們非常高興地換來的高質量的電視劇的神聖和褻瀆的舊地圖,災難使我們陷入了非常脆弱的敘事框架。當死亡逼近時,它確實會使我們分心,但是當它粗暴地表現出來時,也沒有娛樂可以使我們免於內心的恐懼或恐懼。



我們的遺傳密碼大約有3,000本書的圖書館大小,在這裡,我們只有幾頁的內容不寒而栗。幾頁具有殺死任何不幸的人的能力,這些弊端提出了一些漏洞。



我們不喜歡死亡。這是我們的社會否認和隱藏的東西。它不會增加消費或刺激經濟增長,而且很醜陋,使我們想起最壞的情況。這就是為什麼我們寧願用聚光燈和魅力填充一切,而徒勞地試圖彌補世界的黑暗。



但是,要過上充分的生活,唯一的辦法就是能夠將自己的死亡率視為建立牢固身份的寶貴和根本的基礎。鄙視它,隱藏它或否認它使我們在沙子上建立身份建築,而當它們被錯誤地給予時,發生了什麼,我們就崩潰了。令人印象深刻的是,整個社會似乎像咖啡中的方糖一樣融化了。



如果我們能夠設法在這種永恆的局限中花費一些時間來觀察我們的敘述,我們的信念,我們的價值觀……也許我們會設法理解我們不僅僅是生物學。





jueves, 16 de abril de 2020

La pandemia vista desde un centro de salud










https://www.cell.com/pb-assets/products/coronavirus/CELL_11362_S5.pdf









Mis 10 referencias favoritas para clínicos:



1.  Esta reflexión de Tomas Pueyo me gustó, trata de la evolución de la pandemia y está muy documentada (gracias a José Antonio Prados):

https://medium.com/tomas-pueyo/coronavirus-el-martillo-y-la-danza-32abc4dd4ebb


2.  Aquí Enrique Gavilán aporta pistas desde Atención Primaria:

https://amf-semfyc.com/web/article_ver.php?id=2623

3.  La página web del Seminario de Innovación coordinado por Mercedez Pérez Fernández y Juan Gérvas #SiapCovid19 ya tiene contenido e interesantes resúmenes, merece una visita:

https://covid19siap.wordpress.com/


4.  Por supuesto el documento de novedades hecho por médicas de familia de Madrid, (Uno de mis resúmenes favorito): https://covid19.gitbook.io/novedades-covid-19/

5.  Datos y gráficas del tema: https://ourworldindata.org/coronavirus

6.  Las bibliotecarias especialistas en salud nos ofrecen estos interesantes recursos #AyudaBiblioteca:

https://sites.google.com/view/covid19-por-especialidades/p%C3%A1gina-principal
https://sites.google.com/view/informacion-covid-19/principal

http://eppi.ioe.ac.uk/COVID19_MAP/covid_map_v6.html

7.  La web de artículos científicos sobre covid19 de Ernesto Barrera, una fuente infinita de datos:

https://docs.google.com/spreadsheets/u/1/d/e/2PACX-1vTHpzs8sZSmvMGv-r1zi8NAVbOXixTFSBWJyypkYzBSv-voOn8bWHwkVvpKIxpLUw8TfdZH-zInsIW4/pubhtml

8.  Webinar de Semfyc y el dr JM Molero sobre covi19 actualizado. Merece la pena: Aquí el powerpoint https://ydray.com/get/f/Oi15869353394962/MC8JfxvQAHL/3210110/b653b878e0857d42f2c03192ca394722

Dejo el webinar completo en youtube.






9.  El proyecto Huci nos invita a un webinar sobre muerte en tiempos de aislamiento:







10.  Y un poco de Bach para compensar (ayúdense de música de calidad estos días por favor)...


martes, 31 de marzo de 2020

El ingenio como herramienta de salud pública






Cuando todo esto pase habrá que hacer una serena evaluación de lo que se hizo bien y lo que no.

De momento me gustaría animar a mis compañeros sanitarios a seguir usando el ingenio, para protegerse, proteger a los pacientes y desarrollar la actividad clínica lo mejor posible. De todo lo que he visto estos días las ideas que más me han gustado han sido las siguientes:



  • Uso de láminas transparentes para hacer protecciones faciales.
  • Uso de bolsas de basura de plástico para hacer batas impermeables.
  • Uso de tela de quirófano para lo mismo.
  • Uso de escafandras de bucear de Decathlon para respiradores.
  • Uso de telemedicina y vídeo para hacer consultas en los centros de salud. 
  • Herramientas colaborativas para gestionar la sobrecarga de información (#siapcovid19 #Ayudabiblioteca Documento colaborativo médicos de familia de Madrid, página grecovid19, repositorio de artículos de Ernesto Barrera)