sábado, 26 de mayo de 2012

Ni en el colegio de médicos ni en las instituciones está la solución



El jueves 24 de mayo tuvieron lugar las elecciones al colegio de médicos de Madrid, lamentablemente sólo votaron el 13% de los médicos. El resultado es presumiblemente continuista, todo seguirá igual, un colegio inmovil, que no cumple su función de representación social, formación ni referente social.


Esto pasa con la mayoría de las instituciones, se llama obsolescencia.


Valoro mucho que siga habiendo valientes como Sánchez Chillón y Asun Rosado que  aun crean en el cambio, es bueno mantener la confianza en el futuro. Yo  sigo confiando en ellos.  Valoro también a amigos como Julio Mayol capaces de venir desde otro continente para votar.

Desde mi abarrotada consulta, sin apoyo de mi estructura sanitaria, ni del colegio de médicos, ni de las sociedades ni de los sindicatos... me hago una pregunta ¿y si tuvieramos que reinventarlo todo?

No voy a esperar a que las instituciones cambien, no me lo puedo permitir. Prefiero salir a buscar opciones  o pensarlas yo mismo.



El mismo dia de las elecciones me di una vuelta por la fiesta de aniversario de Diario Médico, este año más tranquila que la anterior. Salude a muchos amigos (@meriti @alainochoa @itato ...) y mantuve varias conversaciones que justificaron sobradamente la bajada a Madrid (como buen pueblerino, me sigue dando pereza descender a la urbe motorizado). Con Nuria Monsó pude hablar sobre los retos de la inteligencia emocional, la educación y la transmisión de valores, con Alvaro Sánchez León sobre el futuro de los mass media sanitarios y del mundo sanitario en general. El jardín del Ritz acogía dos formas muy distintas de ver la realidad, una con corbata y otra sin ella, una actualmente dirigiendo el timón de forma continuista, otra que es capaz de ver más allá y avanzar propuestas arriesgadas. Este año apenas hubo blogueros, tampoco representantes de atención primaria.

Virginia Olmedo, responsable de comunicación del Hospital Ramón y Cajal, me comentaba lo difícil que es comunicar en una organización de 6000 personas. Un hospital es como un pueblo. Sé de lo que habla. El sistema sanitario es una enorme torre de Babel, pese a esto la comunicación institucional en el Servicio Madrileño de Salud sigue estando basada en correo electrónico!!!. Hay sin embargo algunos locos que están aprendiendo a hablar usando la lengua que internet nos propone. Aun no sabemos si servirá de algo pero de momento parece que estamos generando conversaciones, tendiendo puentes, aportando comunicación donde antes no la había. No salgo mucho de mi consulta, pero ayer pude saludar a unas doce personas que ya conocía y desrvirtualizar (conocer en persona a alguien que ya conocía virtualmente) a otras doce. Hacen falta más médicos de familia y profesionales asistenciales que se atrevan a salir de sus consultas, hacen falta más periodistas, profesionales no sanitarios y gestores que se atrevan a hablar con gente de distinto perfil. Si lo hacemos, encontraremos las preguntas precisas que el momento presente necesita. 

Las respuestas, señores y señoras, las tienen delante de sus ojos.




Foto 1: blogueros y frikis sanitarios en la edición del año pasado
Foto 2: autoridades tras los discursos, foto de @diariomedico

6 comentarios:

José Manuel Brea dijo...

Algo debe cambiar... para que todo siga igual.

Salvador Casado dijo...

de momento está cambiando la posibilidad de hacer cosas fuera de las instituciones: expresión de opiniones, generación de ideas, networking, trabajo colaborativo...

Juany Olvera dijo...

Estoy muy de acuerdo contigo Salvador. La solución no está ahí..
Urge un cambio en las mentalidades, una evolución, intercambiar visiones, compartir conocimiento, recursos, desarrollar ideas, generar nuevos proyectos que busquen transformar la realidad en que vivimos.
Todas/os somos agentes importantes en este cambio.
Indiscutiblemente, como tú, yo apuesto por él.
Un abrazo y gracias por tus aportaciones.
Juany Olvera.

Pilar Martin dijo...

Aun estando de acuerdo en que tal y como estan las cosas, no son la solucion , pero tal vez unas instituciones representativas fuertes y comprometidas evitarian los abusos y la actual sobreexplotacion laboral de los medicos de AP.,
Al menos en otros colectivos sanitarios y sociales si sirven, de hecho han logrado en algunos casos la exencion de casi todas las tareas que conlleven responsabilidad.

Anónimo dijo...

Siento discrepar pero creo que aunque no son la solucion pero forman parte de ella ...si funcionaran.

Salvador Casado dijo...

Estamos de acuerdo en que ciertos cambios son necesarios. Un 13% de médicos que votan no son masa crítica para nada.

El mayor problema es que la gente sienta necesario levantarse de la silla.

Podrá un 10% movilizar a un 90%?

no nos queda otra que intentarlo.