domingo, 24 de febrero de 2013

Infoxicación: intoxicación por exceso de información




Todo en exceso intoxica. La información también.

Por eso la tecnología que maneja información ha de ser usada con prudencia.

Podemos definir infoxicación como la intoxicación por información excesiva, mal filtrada o no adecuada a la persona que la busca.

La información sobre salud es sensible por definición. Cuando una persona está preocupada por un problema de salud propio o de alguien cercano su nivel de alerta es mayor y será más sensible a la información que reciba, es decir, magnificará el contenido de la misma. Esto suele venir acompañado de más stress en el caso de que la información recibida no sea adecuada en cantidad, forma o claridad.

Encontrar respuesta a una pregunta puede tranquilizarnos o preocuparnos. En mi experiencia como médico, suelo ver a mis pacientes con más frecuencia preocupados cuando consulta alguna cuestión en internet que tranquilos. La información que proporciona Google o cualquier buscador carece del filtro adecuado para adaptar la misma a la persona que la solicita.

A día de hoy lo más recomendable es usar filtros humanos. Es lo que hacemos. Recurrimos a nuestro cuñado oftalmólogo, o a nuestra sobrina enfermera, a la peluquera o al vecino. Ellos siempre están dispuestos a darnos su opinión. El reto está en encontrar a alguien con criterio.

Los médicos de familia, las enfermeras de centros de salud y todo el personal sanitario en general solemos ser una referencia. Dado que el tiempo en consulta cada vez es más limitado quizá haya llegado la hora de empezar a generar contenido #parapacientes que proporcione respuestas fuera de la misma. Es verdad que no hay apoyos ni alicientes para hacerlo, es verdad que las organizaciones sanitarias no contemplan esta posibilidad. Pero si nos creemos que los pacientes son el centro del sistema, lo más importante, tal vez debamos empezar a pensar más en ellos que en nosotros.


3 comentarios:

Gloria Pino Ramírez dijo...

Saludos desde Venezuela. Frecuentemente leo sus entradas por demás interesantes. Como paciente con una EERR (Marfan) recurro a Internet en búsqueda de información, ciertamente a veces lo que encuentro me afecta, pero en mi caso particular me gusta y "necesito" estar informada. Tengo la suerte de contar con médicos que lejos de desestimular mis búsquedas en la web, discuten conmigo la información; también entiendo que no siempre hay tiempo. Una buena alternativa -que creo se la leí @shora- es que ustedes "receten" páginas web; eso nos permitiría tener acceso a buena información, no lleva mucho tiempo de la consulta recetarlas y ayuda al procedo de empoderamiento del paciente.

Oier Gorosabel Larrañaga dijo...

Buenas, recién descubro su blog, que me parece sumamente interesante. La educación al paciente para que venga lo menos posible a nuestra consulta es parte importante de mi trabajo, y en ese sentido hace un tiempo que venía observando este efecto nocivo de la información en internet. Este mensaje suyo me da varias ideas interesantes para este trabajo de educación, así que se lo agradezco.

Salvador Casado dijo...

Gracias por los comentarios.

Related Posts with Thumbnails