domingo, 30 de octubre de 2016

Jesús Candel alza la voz por una Sanidad digna y le sigue toda una ciudad.


Foto de Facebook de Spiriman



Hace unos días, el 16 de octubre, un tercio de la ciudad de Granada salió a la calle para reivindicar una sanidad digna. La noticia la cubrieron pocos medios de comunicación dado que las movilizaciones ciudadananas o bien destacan pasiones o se ignoran. Y no es para menos, que una sola persona tenga suficiente poder como para convocar a más de 90.000 ciudadanos debe de poner muy nerviosos a unos cuantos, pero es una buena noticia: los ciudadanos no estamos dormidos del todo.


Hace unos días tuve el privilegio de conversar con Jesús Candel, el médico responsable de este hecho. No se lo esperaba, para él fue una sorpresa conseguir que tanta gente saliera a la calle para defender la sanidad pública. Una sanidad que en Andalucía sufre recortes como en todas partes pese a que el discurso oficial lo niegue, que lleva años de desmantelamiento, que aumenta las esperas, que sobrecarga a sus profesionales.

Jesús no es un novato. Es un médico de familia con una sólida formación. Trabaja en urgencias y sabe lo que es ejercer en condiciones duras. No tiene miedo. Ha sido lo suficientemente valiente como para decir en alto lo que muchos profesionales sanitarios y ciudadanos piensan: que nos están estafando, que están recortando en servicios básicos esenciales mientras siguen robando o malgastando el dinero de todos.


Los profesionales sanitarios tenemos reconocimiento social por el servicio que realizamos. Trabajamos muy duro para tratar de hacer un trabajo digno en circunstancias que muchas veces son adversas y la gente lo sabe. La saturación y sobrecarga son habituales para la mayoría, el ninguneo de la organización y las condiciones laborales precarias la norma para un elevado porcentaje. Por eso es necesario que alguien se atreva a decir basta.

Jesús Candel además de trabajar como médico dirige una ONG a la que dedica el 50% de su tiempo. Para ella creó hace un tiempo el personaje de Spiriman que le ha permitido visibilizarla. Sabe manejar las redes sociales. Ha sido gracias a ellas y al papel de este personaje como ha conseguido que su claro mensaje cale en tanta gente, harta del despropósito, de la mala gestión y de la disparatada política a la que asistimos.

Como es fácil imaginar el mensaje de Jesús no ha gustado a los poderosos. Ha recibido insultos, amenazas y descalificaciones de todo tipo. La presión que ha recibido estas semanas ha sido enorme. Se ha defendido como ha podido, en ocasiones con torpeza al ponerse a su vez al nivel de sus descalificadores. Por otro lado ha recibido ofertas suculentas de cargo con despacho. Lo han intentado todo. Pero ahí sigue él aguantando mecha.

Hay mucho por hacer. La nueva forma de cambiar las cosas empieza por la calle. Si los responsables no saben escuchar tendrán serios problemas, los tendremos todos.




Foto de Facebook de Spiriman













1 comentario:

María Ayas Linde dijo...

El doctor Candel es sin duda el héroe de Granada valiente y todo corazón. Mil gracias por dar voz a Granada, nosotros solo lo hemos seguido para exigir una sanidad digna para tod@s