Mostrando entradas con la etiqueta internet. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta internet. Mostrar todas las entradas

martes, 18 de marzo de 2014

Obesidad digital

Foto: Wikipedia






En la sociedad del exceso cada vez hay más personas con obesidad y sobrepeso. Leemos en la prensa que el número de ciudadanos con dependencias, trastornos sicológicos y malestar emocional no para de crecer. También vemos como en cualquier autobús, metro o tren casi todos los viajeros están conectados a sus aparatos electrónicos. El tiempo medio de exposición a pantallas (televisión, ordenador, tableta, móvil...) sigue en aumento. Al ser los canales de información más potentes y mantenernos más tiempos conectados a ellos, no cabe duda de que estamos recibiendo más estímulos de los que presumíblemente serían deseables. Estamos engoradando "de información" sin saberlo, estamos abocados a una obesidad digital. Esta situación no nos obligará a cambiar la talla de los pantalones pero tal vez nos empuje a cambiar el ordenador o el móvil por uno más potente o terminar adquiriendo una tableta/ebook/consola o gadget de moda que seguramente venga de serie con conexión a internet.

El problema es que en el paleolítico no había ordenadores. Nuestros cerebros están diseñados para recibir una cantidad determinada de estímulos por medio de nuestros órganos de los sentidos. Si forzamos e incrementamos la estimulación, someteremos al sistema nervioso a un stress que puede terminar sobrecargándolo, "empachándolo". Y no porque aumente de tamaño, si no porque "recalentamos" las conexiones y alteramos nuestro equilibrio. Por otro lado al conectarnos más a realidades virtuales nos desconectamos de realidades analógicas. Una hora de lectura o navegación con una tablet es una hora que no estamos conversando con una amistad o dando un paseo.

Igual que tenemos  claro que dependiendo de cómo sea nuestra alimentación así será nuestro peso, parece que con nuestra dieta digital no es tan evidente.

Hace muchos años que en mi desempeño cómo médico no prohibo nada a mis pacientes, tampoco lo haré ahora. Si quieren una dieta digital estricta consulten al dr. House. Por mi parte para revertir la obesidad digital recomendaré un poquito de silencio semanal, tiempos de desconexión de aparatos, acostumbrarnos a poner el móvil en modo silencio (o mejor incluso apagarlo) el máximo tiempo posible e invertir tiempo y energía en actividades que nos produzcan placer y alegría. Caminar, hacer deporte, divertirse comiendo, salir con la familia o los amigos, alimentar el alma con grandes dosis de naturaleza y belleza... en fin, todo aquello que sabemos nos sienta bien.


Aquí tienen un decálogo como propuesta:


1. Configurar el móvil para que no emita avisos (luminosos o de sonido).
2. Evitar consultar continuamente el móvil. Es mejor establecer rutinas cada ciertas horas.
3. Aprender a gestionar mejor el correo electrónico para no tener que consultarlo con frecuencia.
4. Apagar el teléfono por la noche o cuando no sea estrictamente necesario.
5. Progamar actividades de ocio con teléfono apagado.
6. Evitar irse a la cama tras haber estado consultado pantallas (de cualquier tipo) inmediatamente antes. Puede ser una causa de sueño de mala calidad o insomnio.
7. Invertir tiempo en actividades al aire libre, paseos o deporte.
8. Evaluar los tiempos y usos que hagamos de las pantallas en casa y en el trabajo. Con las consiguientes correcciones si proceden.
9. Tener en cuenta el potencial adictivo de redes sociales, Whatsapp y similares.
10. Regalarnos silencios de calidad todas las semanas.




lunes, 17 de marzo de 2014

Memecracia sanitaria





 Delia Rodríguez es una prestigiosa periodista del Huffington Post. Lleva años estudiando los memes, unidades de información cultural que se transmiten de persona a persona. Un concepto que creó Sir Richard Dawking y que nos ha venido bien para entender mejor Internet y las redes sociales. Acabo de leer el libro de Delia y me ha sugerido varias reflexiones sobre el mundo sanitario que sumo a una lista de ideas fuerza del libro.

  1. Los memes más importantes apuntan a las dianas clásicas: peligro, sexo, alimento.
  2. El mundo de la salud genera memes muy potentes que interesan a todos.
  3. Hay una lucha mortal en el mundo virtual por generar memes virales, tener notoriedad y expandirse que es una imagen especular al mundo real.
  4. Los profesionales sanitarios tendrían la obligación de generar memes que mejoren la salud de la sociedad.
  5. Los sistemas sanitarios deberían potenciar aquellos memes y profesionales generadores de memes que protejan a la sociedad. 
  6.  Es muy importante discriminar los memes interesados, capciosos o incorrectos sobre tratamientos, pruebas diagnosticas y consejos de salud. Hay muchos actores con intereses encontrados.

+
  1.  Los memes se eligen.
  2. Deshacerse de los memes negativos y sintonizar los positivos es posible.
  3. Cada cual es responsable de los memes que emite.
  4. Cada ser humano es un punto de la misma red. Somos un inmenso tejido por el que circulan ideas.
  5. Simplificar es la palabra clave.
  6. Una mente clara es una obligación.
  7. Es imposible mantener una mente clara si se es bombardeado con memes constantemente.
  8. No existe separación entre cuerpo y mente.
  9. Vivir es atender a lo que decide uno, no los demás.
  10. La guerrilla funciona.La forma de hacer visibles los hilos de la Memecracia es dejar de ser consumidores y transmisores pasivos y denunciarla de forma activa.


Por último les comparto unas inquietudes:



¿Cuales serían los memes más apropiado para conseguir que el sistema sanitario evolucione?

¿Estamos sanitarizando la sociedad?

¿Es hora de cambiar los memes salud y enfermedad?

¿Podrán los profesionales sanitarios mejorar sus memes de promoción de la salud?

¿Es capaz la sociedad de crear memes que contrabalanceen la creciente medicalización global?

¿Es una cuestión de ideas virales o de ideas brillantes?






Yo no sé nada
por eso sonrío al alba
dulce alborada

jueves, 13 de marzo de 2014

El auge de las webs de cita médica online

imagen: bookitit


Creadores de doctoralia




Desde hace años he ido tomando contacto con proyectos web de cita médica por internet. Los distintos servicios sanitarios públicos han ido desarrollando sus propios sistemas de cita médica online para fortalecer la cita presencial y telefónica. En mi caso, como médico de un centro de salud, ha significado facilitar el acceso a muchos usuarios desde sus casas sin necesidad de personarse en el centro como antes.  Sin embargo echo de menos sistemas de cita inteligente y acompañada que de seguro tendrán que implementarse.


Las grandes compañías de seguros como Adeslas, Sanitas, etc... han  hecho lo propio. A nivel de consultas privadas el primer servicio que conocí fue doctoralia de Frederic Llordachs que permitía a los usuarios buscar médico por localidad y especialidad así como valorar la asistencia recibida. Este portal ha recibido premios de innovación y marcó un antes y un después en el sector. Posteriormente surgieron muchas páginas más de las que destaco una cuantas: doctuo, Salud on net, best doctors, consulta click...

Está claro que cada vez será más fácil pedir cita con un profesional sanitario.

Lo que aun no ha proliferado tanto son las Apps que permitan a un profesional sanitario gestionar sus propias citas con sus pacientes, pero tiempo al tiempo. En un mundo donde tener presencia digital es más importante cada día, aquellos profesionales que tengan más relevancia (eso que llaman marca personal) o sean más accesibles tendrán más facilidades a la hora de llegar potencialmente a más pacientes. Lo verdaderamente difícil es este posicionamiento, no la gestión de citas y es ahí donde los servicios actuales tendrán que ingeniarselas para dar valor añadido. ¿Qué pasará cuando los propios profesionales gestionen sus agendas de consulta privada con Google calendar o cualquier software al uso?

Está claro que las cosas están cambiando muy rápido y se nos amontonan las preguntas.











Vídeo de Salud on net
 

lunes, 21 de octubre de 2013

Meter la pata en redes sociales







Dura la verdad
Que a las claras muestra
Tus miserias.




La comunicación genera desencuentros. Lo hace cuando hablamos a la cara, también cuando escribimos. Las redes sociales no se salvan. Cada poco tiempo vemos como algún político o cantante famoso comete un desliz en twitter. Me temo que todos nos enfrentamos a los mismos riesgos, esta vez me ha pasado a mi y como suele pasar en estos casos sin haberme dado cuenta. Escribí dos twits que ironizaban sobre un proyecto de uno de los mas prestigiosos cirujanos españoles. Una persona a la que reconozco su valía aunque en ocasiones nuestros puntos de vista no sean coincidentes.

Meter la pata no es el principal problema en la vida, suele serlo el no darse cuenta. Por eso me parece importante reconocer públicamente el error cuando este se produce y tratar de afrontar con inteligencia lo que hasta hace muy poco se dirimía a golpe de florete. Pido disculpas de forma pública dado que es lo menos que considero debo hacer ante una situación como la descrita.

Los profesionales sanitarios no nos podemos olvidar que lo somos cuando interactuamos en redes sociales, espacio donde deberíamos ser referentes de elegancia y no de zafiedad, espero que este ejemplo de falta de prudencia ilustre lo sencillo que es causar un perjuicio a alguien, muchas veces sin buscarlo.







sábado, 8 de octubre de 2011

Ruido de fondo 2.0



Diferenciar el grano de la paja nunca fue fácil.
Vivimos en tiempos en los que la paja cada vez es más numerosa. Mucha información, mucho ruido de fondo.

El ruido nos distrae. Merece la pena recordar que nuestra principal propiedad (emergente) como seres vivos es la conciencia. Todo lo que la distraiga o soporice nos hace perder oportunidades de aprendizaje y crecimiento.

Lidiar con cantidades crecientes de información es un reto. Tenemos un límite, que si es cruzado nos puede llevar al bloqueo personal o a la obsolescencia profesional.

Urge recuperar espacios de silencio y herramientas que ordenen y limiten el caudal de información que nuestros sentidos nos aportan.


El auge de tecnologías que facilitan el acceso a la información debería llevar de la mano el auge de métodos para desconectar, crear espacios de silencio y de contacto con otras personas, con la naturaleza y con nosotros mismos.

Como en tantas otras cosas, nuestra sociedad no está consiguiendo un equilibrio en este proceso. Y eso nos afecta profundamente.


Foto de Jose Manuel Torriatte. Puedes visitar su página en Flickr.

jueves, 29 de septiembre de 2011

Hacia una sanidad híbrida

 
 
Un sanitario híbrido es aquel profesional de la salud que compagina su actividad asistencial habitual con la participación virtual en redes sociales, páginas web y herramientas de internet. 

La coexistencia de dos formas distintas de plantearse la formación continuada, la comunicación y el manejo de información es lo que caracteriza una nueva manera de hacer las cosas.
Pasamos de un paradigma de papel, en el que la información científico médica se basaba en un formato de papel (revistas científicas y libros) a un formato digital.
Pasamos de un paradigma vertical en el que los expertos emitían información de arriba a abajo a los demás, a otro horizontal donde cada profesional sanitario puede recibir y emitir información en igualdad de condiciones. Pudiéndose oír y valorar cualquier voz.

Estos retos sociales afectan también al mundo sanitario. 

Del mismo modo que un ciudadano se autoemite un billete de avión por internet sin necesidad de acudir a una agencia de viajes, las relaciones entre pacientes y profesionales sanitarios también requieren flexibilizarse.

Que un médico ofrezca correo electrónico a sus pacientes era una rareza hasta hace bien poco. Cada vez es más común. Pero aun falta mucho para dar el salto a una nueva forma de hacer las cosas.

No es cuestión de postular una nueva panacea. Tan solo darnos cuenta de que la sociedad está cambiando y el modelo de sistema sanitario, el modelo de relación médico-paciente también. 
 
 Por supuesto que manejarse en dos mundo distintos exige esfuerzo. Es mucho más complicado ser un triathleta capaz de correr, nadar y montar en bicicleta, que solo un corredor. Pero nuestra sociedad líquida exige adaptación a una realidad muy cambiante, exige profesionales sanitarios híbridos, que se manejen bien en lo real y lo virtual. 

Los que lo entiendan podrán desarrollar nuevas habilidades y capacidades. Podrán acceder a información de primera mano en tiempo real, a otros profesionales sanitarios con los que comunicar o colaborar. Podrán acceder a equipos virtuales que complementen a sus equipos habituales de trabajo. Podrán hablar y ser escuchados.

Los que no lo entiendan perderán el tren.
 
 


Más información en el blog: www.hibridosanitario.wordpress.com
 
 

sábado, 10 de septiembre de 2011

"La Web es una tecnología de olvido"



Terminé de degustar el libro Superficiales de Nicholas Carr hace unos días. Hay mucha tela que cortar. El título de este post es una cita suya. En el capítulo 9 del libro, titulado Busca, memoria, analiza cómo están cambiando los hábitos de búsqueda de información y la memorización de estos con el advenimiento de internet. Una de las ideas fuerza del capítulo es precisamente que "La Web es una tecnología de olvido". Merece una serena reflexión. El precio de poder acceder a bibliotecas infinitas es perder memoria personal y El autor cita a William James: "Cuando externalizamos nuestra memoria a una máquina, también subcontratamos una parte muy importante de nuestro intelecto e incluso de nuestra identidad. La conexión es el pensamiento."

Y apostilla: La conexión es el yo.

El hecho de depositar nuestra memoria en bancos externos afecta también la profundidad y el caracter de la sociedad. Nuestro papel como generación bisagra se puede comparar a aquella que vivió la revolución de la imprenta. Son muchas cosas las que cambian, muchos niveles los que se están modificando. De momento el reto es aprender a manejarnos en formatos electrónicos, redes sociales y demás a la par que seguimos leyendo libros... Manejar ambos formatos analógico y digital. Previsiblemente ya sabemos cuál resultará ganador.

domingo, 12 de junio de 2011

No podemos no estar en internet



En este momento de la historia no es posible no estar en internet. El derecho al verdadero sufragio, a tener voz y voto social, pasa por estar en la red.


Esto afecta a todos los ciudadanos/as y como no, a los profesionales sanitarios.

Quien quiera tener voz tendrá que hablar y sobre todo escuchar. Todo el que tenga un blog sabe de lo que hablo. Para poder escribir un comentario, un post, una reflexión, se precisa haber leído antes muchos otros. Esta es la riqueza de la red. Estamos llamados  a compartir, el que más lo haga será el más popular. Y no es una cuestión únicamente de fama o vanidad, estamos hablando de profesionalidad. Nuestro prestigio profesional se medirá por la capacidad de compartir información, conocimiento y relaciones.

Si no lo creen, tan solo tienen que esperar. Pero si me permiten un consejo, únanse a la conversación y vean qué es lo que ocurre.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Twitter para médicos, tontuna o prioridad?



Esta semana he cruzado el umbral de 2000 seguidores en twitter  ¿Qué me aporta esto? probablemente el número diga muy poco, twitter es el paradigma de lo virtual, en cierto sentido es puro humo.  También tengo 2100 (100 menos que el mes pasado por las habilidades informáticas de nuestra consejería de Sanidad) pacientes en mi cupo y eso si que dice mucho. Son personas reales, a las que veo todos los días, conozco bien, y trato de servir lo mejor que sé.

Twitter sin embargo me permite mejorar mis conexiones profesionales. Acceder a información en tiempo real y a amigos y compañeros sanitarios de forma fácil e inmediata.
Es parte de la ventana que conecta mi consulta con el exterior. No es posible pasar consulta de forma aislada, todo médico necesita estar conectado a la mejor evidencia científica disponible y a un grupo de colegas que le puedan ayudar, calibrar y hacer feedback. Los equipos de atención primaria presenciales se complementan estupendamente con equipos virtuales de colegas con los que debatir, compartir o buscar apoyo.

También hay otras personas además de colegas sanitarios. Pacientes, profesionales de otros ámbitos, gente diversa que pueda interesarnos. No es cuestión de cantidad sino de calidad, como en la vida misma.

Por eso no haré fiesta, no hace falta. Tan solo daré las gracias a todos aquellos que consideran que puedo aportar algo positivo, en particular a mis pacientes y a mis compañeros sanitarios. Esta faena bloguera va por ustedes!



 Recomiendo este post a todo profesional sanitario interesado en twitter: For doctors: How to be a twitter star in two easy steps

lunes, 7 de marzo de 2011

Dar la cara



En nuestro país cuando alguien da la cara, habitualmente se la parten. Aceptaremos el riesgo. Caminamos sobre sólidos valores, somos muchos los que queremos hacer mejor las cosas y tratamos de priorizar el bien común antes que el propio. En el sistema sanitario soplan  vientos igual de recios que en el resto de la sociedad, se nos exige hacer más con menos recursos. Esto provoca tensiones no solo laborales, también éticas.

Por eso necesitamos escuchar la voz y valorar el talento de todos los profesionales del sistema nacional de salud. Incluso dar un paso más y escuchar también a la ciudadanía. No nos podemos permitir desperdiciar ninguna buena idea. La innovación no es otra cosa que atrevernos a abrir una conversación en la que todos puedan participar, desde el primer político al último ciudadano, desde el profesional de más prestigio hasta el trabajador más entusiasta.

Quizás estemos hablando de utopía. Unos cuantos seguiremos dando la cara para decir que es posible. 




Puede ver otro video en Salud con Cosas

sábado, 29 de enero de 2011

Salud y redes sociales



Tras ver este video muchos comprenderán que profesionales sanitarios y pacientes no tienen más remedio que encontrarse en las redes sociales, como lo hacen en las consultas.

Todavía es pronto para definir el marco de ese encuentro pero afortunádamente existen pioneros  que van señalando posibles   rutas.




En poco tiempo encontraremos consultas virtuales, recursos de salud de nuevo formato, información médica de calidad abierta a todo el mundo.

Tendremos que esperar a ver como los sistemas sanitarios usan e incluyen estas facilidades.

Pero lo cierto es que los ciudadanos necesitan respuesta a sus problemas de salud y los médicos de familia necesitan elevar su voz y su criterio en defensa de sus pacientes. En un mundo complejo con muchos intereses esta simbiosis será cada vez más necesaria.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Internet en consulta: una necesidad.



Desde hace años paso consulta con la ayuda de internet. En un mundo globalizado como el nuestro no puede ser de otra forma. En un dia cualquiera un médico de familia atiende una media de 40-50 personas y unos 60-80 problemas de salud distintos. Para la mayoría de ellos puedo dar respuesta inmediata, pero para otros necesito acceder a información. Antes recurría a algún manual médico, guía de practica o farmacológica o al inestimable vademecum, ahora busco en internet. La complejidad de una consulta de atención primaria hace que el médico necesite ser asistido por fuentes de información potentes.

Lamentablemente en muchas comunidades autónomas esto no es posible. Es una verguenza que se limite una herramienta que puede mejorar la calidad de la atención de los pacientes.

La campaña Internet en la cosulta, precisa del apoyo de todos, profesionales sanitarios y pacientes.
Related Posts with Thumbnails